Entradas

19-9-21 (110)

Y LLEGÓ LA PRIMERA VICTORIA

La A.D. Villaviciosa de Odón suma su primera victoria de la temporada. Se impuso por 3-1 al C.D. Carabanchel. Pedro Sosa en dos ocasiones y Thaer firman los goles del Villa en una gran segunda parte. Barroso marcó para los visitantes. Victoria importante que sitúa al Villa en la parte media de la tabla. El Carabanchel sigue sin puntuar y se hunde en la clasificación.

España es un país de refranes.  Tenemos uno para casi todas las circunstancias y momentos y conocidos son de sobra los que hacen referencia a los números.  Así tenemos con el 1, el que da primero da dos veces, la primera impresión es la que vale, etc.. Con el 2 podemos decir aquello de segundas partes no son buenas; con el 3, a la tercera va la vencida y por ejemplo para el 5, el de que no hay quinto malo. Pero con el 4 no hay ninguno al que nos podamos agarrar, sin embargo para el Villa el 4 es un número que hay que valorar y destacar. Porque ha sido a la cuarta jornada cuando ha llegado por fin la primera victoria; porque 4 han sido los goles que se han visto en el municipal, porque 4 son los puntos que lleva en la clasificación y porque se coloca en la decimo cuarta posición y eso ya es mucho.

El partido llegaba en un momento clave para el Villaviciosa de Odón.  Atrás quedaban encuentros en los que no sumaba puntos a pesar de las buenas sensaciones que mostraba sobre el campo y era necesario empezar a sumar de tres en tres para que la situación no se complicara en exceso y que los equipos se escaparan en la tabla. También era importante dar una alegría a la afición que este año es más necesria que nunca.

El encuentro se disputó en unas condiciones que no gustan a nadie y era importante centrarse en lo que interesaba y dejar de lado lo que pudiera distraer. Por ello el Villa salió convencido de dar todo para lograr su primera victoria.  Había que dar por bueno el punto sumado el miércoles ante el Rayo Vallecano y había que hacerlo ante uno de los equipos emblema de la tercera madrileña como es el Carabanchel que llegaba además con la idea de sumar sus primeros puntos de la temporada.

Nano volvió a introducir cambios en su once inicial administrando los minutos de sus jugadores y dando a entender que en esta plantilla cualquiera puede jugar. El planteamiento era llevar la manija del partido e intentar marcar pronto. No obstante,  una cosa es lo que se piensa y otra lo que se hace. El Villa no fue capaz de imponer su juego ante un equipo bien plantado sobre el césped. Los minutos corrían y el equilibrio en el juego era la nota predominante en un partido que resultaba entretenido para el espectador. Sosa lo intentó en varias ocasiones, fue una auténtica pesadilla para la defensa rival pero el gol no llegaba. La mala suerte se cebó con el Villa. A los 36 minutos Tomas Prieto tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión.  Taher entró en su lugar por lo que Nano tuvo que reordenar el equipo. La entrada de Taher buscaba controlar más el centro del campo y mejorar en la profundidad aunque para ver la salsa del fútbol hubo que esperar a la segunda parte. Nada más ni nada menos que 4 goles se pudieron ver en los segundos 45 minutos. El partido que seguía por los mismos derroteros que en la primera mitad se rompió en apenas tres minutos con dos goles para el Villa. Corría el minuto 61 cuando Thaer lograba el primero. Un centro desde la banda lo remataba de cabeza al fondo de las mallas. En partidos igualados, los detalles desequilibran los resultados y así sucedió en el Municipal.  Sin apenas tiempo de reacción llegó el penalti a favor del Villa. Pedro Sosa no iba a desaprovechar la oportunidad y engañando al portero subía el segundo en el marcador.

El 2-0 fue una losa bastante importante para el Carabanchel que se encontró con un resultado bastante adverso. Lo intentó pero se encontraba con una defensa bien ordenada que maniataba sus intentonas.  Las cosas empeorarían para los visitantes cuando en el 80 Nico era expulsado. Con un hombre menos y con dos goles abajo, pensar en sacar algo positivo era casi una quimera,  pero estamos hablando de fútbol y en este deporte todo puede pasar.  Por ello casi de inmediato Barroso lograba acortar distancias en el marcador. Era el minuto 81.

Las dudas aparecieron en los locales pero fue momentáneo. Tenían claro que este partido no se iba a escapar y que los puntos se iban a quedar en casa. A los pocos minutos acabaron con las esperanza del Carabanchel.  En una contra perfectamente llevada Sosa la culminaba con el tercer gol. Un gol que llevaba la tranquilidad al equipo y  a las gradas.

No hubo tiempo para más y el Villa sumaba su primera victoria de la temporada.  Un triunfo muy importante que se celebró por todo lo alto.

Ahora toca seguir. Llega el Mosca un equipo que no ha sumado ningún punto y que querrá resarcirse. El Villa intentará que espere una semana más para hacerlo.

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón.  Unos 200 espectadores.

A.D.VILLAVICIOSA DE ODÓN  3 (Thaer 61′, Sosa 64′ y 85′)

C.D. CARABANCHEL 1 (Barroso 81′)

Por el Villa jugaron: Aragoneses, Javi Alonso, Galán,  Rodrigo, Sergi,  Tomás Prieto(Thaer 35′), David, Santi Alonso( Alex 86′), Crespo(Adrián 73′), Diego Gabaldón(Roberto 86′) y Sosa.

Por el Carabanchel jugaron: Adrián, Nico, Tapia, De la Cruz, Borja, Raúl, Álvaro, Valli, Abraham, Rober y Viti.

Colegiado: Carte Echevarría

15-9-21 (35)

EL PRIMERO DE MUCHOS QUE HAN DE LLEGAR

La Agrupación Deportiva Villaviciosa de Odón suma su primer punto de la temporada. El  empate a cero en casa del Rayo Vallecano sirve para inaugurar el casillero de puntos. En un partido igualado, el Villa tuvo opciones de sumar los tres puntos. El colegiado anuló un gol a cada equipo. El Villa sigue mostrando buena cara en su juego pero falta rematar los partidos. El Rayo Vallecano se quedó con un hombre menos en los últimos minutos.

En día de Champions, el Villaviciosa de Odón visitaba la cancha de uno de los equipos gallitos de la categoría. El filial del Rayo Vallecano, llegaba más descansado al partido, había descansado el domingo anterior, y con la buena sensación de conseguir la victoria en su primer partido. Por su parte, el Villa, llegaba con la necesidad de sumar puntos tras dos jornadas sin conocer la victoria. Por ello, el Villa no se amilanó ante el equipo rival y salió convencido de poder sacar algo positivo. En unos primeros minutos igualados, el conjunto de Nano controló bien el partido y maniató al equipo local sin dejarle crear grandes ocasiones. Las mejores del Villa en estos minutos iniciales llegaron a balón parado en las botas de Sosa y Sergi.

En el minuto 22 el partido pudo cambiar de rumbo. Tras la salida de un saque de esquina botado por Santi Alonso, el balón le llega a Crespo que disparó desde fuera del área y el balón se coló en la portería defendida por Quintela, pero el colegiado de la contienda lo anuló al considerar que un jugador del Villa que se encontraba en fuera de juego posicional molestó la visión del meta rival. Gol anulado de forma muy rigurosa y que sorprendió a los presentes. Los jugadores del Rayo, ni habían protestado la acción.

Tras ese gol anulado, el Rayo intentó estirar las líneas buscando la portería rival pero el Villa seguía muy bien posicionado sobre el campo por lo que no pasaba apuros. A pesar de ello, en los últimos minutos de la primera parte, el Rayo lo intentó con dos disparos pero el marcador no se movió llegando al descanso con el resultado inicial.

La segunda parte comenzó sin cambios en ambos conjuntos. El partido siguió por los mismos derroteros que en la primera mitad hasta el minuto 52 del partido donde el Villa tuvo una gran oportunidad de adelantarse en el marcador. Ibra disputó y ganó un balón con los dos centrales del Rayo para presentarse sólo ante el portero, su disparo cruzado se marchó rozando el palo cuando ya se cantaba el gol. Lástima.

Esa ocasión despertó al Rayo que tocaba bien el balón y que tuvo una ocasión pocos minutos después en las botas de Ilies. Los minutos pasaban y el marcador no se movía, lo intentaba el Rayo, pero el compromiso de todo el equipo del Villa y el buen hacer en defensa de Adrián y Marco sofocaban las intenciones del equipo local.

El susto llegó en el minuto 88. Una falta lateral sacada por el rayo era rematada a gol pero el colegiado lo anuló al considerar que el atacante hizo falta en el salto. No hubiera sido justo por lo visto en el césped. El Rayo se iba a quedar con un hombre menos casi al final del partido por la doble amarilla que vio Illies. Quedaba poco tiempo para la conclusión, pero el Villa se lanzó al ataque en busca de su primera victoria intentado aprovechar la ventaja numérica pero no alcanzó para ello.

Se llegó al final del partido y el Villa suma su primer punto en la temporada. Un punto que ha de hacerlo valer el próximo domingo con una victoria ante el Carabanchel.

FICHA TÉCNICA

Partido jugado en la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano correspondiente a la tercera jornada del Grupo 7 de la Tercera RFEF.

RAYO VALLECANO DE MADRID 0

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN 0

ALINEACIONES: 

Rayo Vallecano: Quintela, Sergio, Iker, Sergi, Álvaro, Iván, Pablo, Adri, José Luis, Baladía y Asier.

Villaviciosa de Odón: Alberto, Sergi, Marco, Javi Alonso, Adrían, Roberto(Thaer 78′), David, Crespo, Santi Alonso, Ibra(Diego 63′), y Sosa.

Colegiado: Raúl de la Mata

12 9 2021 (11)

EL VILLA NO TERMINA DE ARRANCAR

La Agrupación Deportiva Villaviciosa de Odón pierde 1-2 en su primer partido de la temporada en casa. El golazo de Sosa en la primera mitad no fue suficiente para sumar los tres puntos. El Paracuellos Altamira remontó en la segunda mitad sin ser superior. La expulsión de Rodrigo en el minuto 52 fue determinante para el devenir del partido. El Villa no termina de cogerle el pulso a la categoría, al menos en cuanto a resultados. Por el momento dos partidos y dos derrotas, con más juego que resultado.

Llegaba el Villa con ganas de demostrar ante su afición que la derrota de la primera jornada ante el Pozuelo fue algo más achacable a los errores propios que al acierto del contrario. Por juego mereció más y quería refrendarlo en su debut en casa. Nano dispuso  varios cambios con respecto al primer once. Empezando por la portería, Verdú, esta vez tuvo que ver los toros desde la barrera. Cambios también en la defensa, con un Ernesto Galán que ya más en forma tomó la alternativa en el once, al igual que Thaer en el centro del campo.

El conjunto de Nano salió, como decimos con la intención de agradar a la afición y suya fue la primera ocasión del partido. Una internada por la derecha de Sergi que centra al área y Sosa no llega en boca de gol. A pesar de esta ocasión, fue el equipo rival el que se asentó mejor sobre el césped en estos primeros minutos y a punto estuvo de adelantarse en el marcador a lo siete minutos de juego. Arthur en un lanzamiento de falta engañó a todos y cuando se esperaba el centro al área disparó de forma directa a portería estrellándose en balón en el palo izquierdo de la meta de Alberto. Esa buena oportunidad desconcertó al Villa que no lograba llevar el ritmo del partido en estos primeros minutos. Si la gran ocasión del Paracuellos Altamira llegó a balón parado, también le sucedió lo mismo al Villa. A la salida de un saque de esquina, Santi puso el balón al segundo palo donde Galán remató solo pero su cabezazo se marchó por encima del larguero por poco.

A partir de ese momento el conjunto local fue mejorando y poco a poco iba inclinando la balanza a su favor. Thaer y Adrián empezaron a ganar el centro del campo y el partido tomó otro rumbo. Fue en esos momentos cuando llegó el gol del Villa. El balón tras varias disputas le llegó a Sosa que se fabricó el hueco suficiente para soltar su zurda y colocar el esférico en la escuadra de la meta rival. Un auténtico golazo que hacía justicia a lo que se estaba viendo en el partido.

El gol hizo mella en el equipo rival que apenas lograba hilvanar alguna jugada y solo buscaba el pelotazo largo en busca de una contra que nunca apareció. El Villa pudo adelantarse en varias ocasiones pero no acertó. En dos saques de esquina, una vez Rodri que cabeceó con todo a placer y golpeó el balón al portero y otra, de nuevo Galán, que no pudo orientar el balón cuando tocó el balón en el segundo palo. No desistió el conjunto de Nano en busca de ese segundo gol que diera más margen en el marcador y bien pudo llegar en una jugada muy similar al gol. En esta ocasión fue Thaer el que encontró el hueco para disparar a la escuadra, pero en esta ocasión Diego sacó una buena mano para despejar a córner.

Si en el primer partido, los errores propios condenaron al Villa, en este segundo partido fue la falta de contundencia la que le privó de la victoria. Al descanso se llegó con el 1-0 cuando no hubiera sido extraño haberse ido con algún más en el casillero.

Todo cambió en la segunda mitad. Muy pronto, cuando se llevaba jugado siete minutos, Rodri obstaculizó una contra del equipo rival que el colegiado del encuentro consideró que fue merecedora de tarjeta amarilla. Era la segunda y por tanto Rodri vio la roja dejando al equipo con un hombre menos y con muchos minutos por delante por jugar. ¿Tarjeta justa?, pues como dice aquél, ni sí, ni no, si no todo lo contrario. Fue una acción quizás un pelín forzada y que se podía haber ahorrado el colegiado, más tratándose de una segunda tarjeta, aunque no se puede decir que la tarjeta fuera tampoco injusto.  Sea como fuere, el Villa jugó con un hombre menos durante 35 minutos y en esta categoría con equipos tan parejos cualquier detalle puede influir como así fue.

No obstante, el Villa no se descompuso con la expulsión y supo jugar con un hombre menos y apenas dejó crear ocasiones al equipo rival. Durante muchos minutos no se notaba en el campo que estuviera con un hombre menos, para eso se necesitaba mucha concentración y estar más unidos que nunca sin dejar huecos. Algo que consiguieron hasta buen entrada la segunda mitad, porque no se puede obviar que con un hombre menos los huecos según avanza el partido son más difíciles de tapar. Por uno de esos huecos se coló Álvaro García que se planto ante Alberto y en el mano a mano le batió por bajo. Era el primer disparo a puerta del Paracuellos Altamira en esta segunda mitad y fue para dentro.

El gol hizo bastante daño al Villa, que aunque lo siguió intentando, nunca dio la sensación de poder llevarse el partido. Nano realizó varios cambios buscando un revulsivo pero fue insuficiente. Poco después llegaría el segundo del equipo Rival. En una nueva contra, de nuevo Álvaro García batía a Alberto en esta ocasión por el lado izquierdo. Un batacazo demasiado fuerte para un Villa que no merecía tal castigo.

No hubo tiempo para mucho más y el marcador ya no se movería más. El Villa que no termina de arrancar y que buscará la semana que viene su primera victoria,  ante el Rayo Vallecano «B». Por el momento el Villa exhibe más juego que resultados.

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón. Unos 150 espectadores.

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN 1 (Sosa 25′)

CDB PARACUELLOS ALTAMIRA MAJADAHONDA «B» 2 ( Álvaro García 79′ y 85′)

Por el Villaviciosa de Odón jugaron. Alberto, Sergi, Galán, Rodri, Tomás Prieto(Marco 83′), Adrián, Crespo(Alex 83′), Santi Alonso, David, Thaer(Diego Gabaldón 57′) y Sosa(Ibra 83′).

Por el Paracuellos Altamira jugaron: Diego, Adrián, Higuera, Kevin, Expósito, Iván Cano, Nabil, Ruizma, Arthur y Cortés.

Árbitro: Hidalgo Alejo

 

20-6-2021 (133)

LOS ERRORES CONDENAN AL VILLA

No pudo empezar con buen pie la Agrupación Deportiva Villaviciosa de Odón su vuelta a la tercera división. Perdió por 3-1 ante el C.F. Pozuelo en un partido marcado por los errores en defensa. Cinco minutos negros en la segunda mitad con dos regalos al equipo local fue una losa demasiado pesada para el conjunto de Nano. El gol de Rodrigo al inicio del partido fue insuficiente. El lado positivo del encuentro es que el Villa mostró hechuras de buen equipo que debe refrendar en próximos encuentros.

Uno de los tópicos más viejos del fútbol es aquel que dice que «los errores se pagan» y por desgracia viene al pelo con la actuación del Villa en su estreno en esta Tercera RFEF ante el C.F. Pozuelo Además si estos errores vienen en una categoría donde las oportunidades no suelen ser demasiadas, pues se notan mucho más. Fueron dos errores graves (aunque el primer gol del Pozuelo está en el límite de considerarlo también error) que costaron tres puntos. Llegaron en un escaso margen de tiempo que terminaron de hundir al Villa que no encontró el camino para intentar al menos el empate.

De todas formas, no hay que ser excesivamente duro con el equipo, porque el Villa no fue ni mucho menos inferior al Pozuelo. Es más en un buen tramo del partido fue superior, eso sí, sin excesivo peligro.

Todos los comienzos son complicados, más cuando se trata de una plantilla muy renovada con respecto a la anterior (sólo cinco jugadores del año pasado saltaron en el once titular) y si hay que cometer fallos es mejor hacerlo ahora cuando hay tiempo de reacción. Si no hubiera sido por los errores propios el partido perfectamente podría haberse decantado para el lado del Villa y en su defecto, haber sacado al menos un punto. Compitió bien y en ningún momento se vio superado por un Pozuelo que está llamado a ser un equipo puntero en la categoría.

Las cosas se pusieron de cara para el Villa desde muy pronto. A los siete minutos de juego, una falta lateral es rematada con un perfecto cabezazo por Rodri para subir el 0-1 al marcador. El gol le sentó bien al conjunto de Nano que controlaba la situación sin dejar al Pozuelo desarrollar su juego, ni acercarse a la meta de Verdú. Incluso pudo ampliar aun más el marcador en una acción de Dante que puso un balón en profundidad sobre Adrián que tras recortar al defensa se la pasó a Christian para que fusilara al meta local, sin embargo le salió un disparo flojo y centrado que detuvo sin problemas el portero.

Tras esa ocasión, el partido entró en una fase de juego empantanado con demasiados choques y en los que el colegiado intentó controlar a base de tarjetas. La pausa de hidratación vino bien para calmar los ánimos, pero le sentó fatal al Villa, pues nada más reiniciarse llegó el gol del empate. Un gol polémico que el colegiado dio como válido pero que pudo anular en dos acciones. La primera tras el codazo que recibió Marco dentro del área, el colegiado dejó seguir y el centro posterior fue rematado por Momprevil en la línea de gol tras chocar con Verdú que quedó lastimado en el fondo de la portería. El colegiado Ángel Vicente consideró que jugador del Pozuelo no hizo falta al portero, aunque el Villa lo protestó con insistencia. Para más inri, Marco que sufrió el codazo previo al gol fue amonestado por protestar. Verdú que sufrió la falta de Momprevil, pudo hacer más y haberse hecho fuerte en su área.

Tras el empate el juego se equilibró pero el Villa pudo irse al descanso por delante si Crespo hubiera dirigido mejor su disparo con la puntera ya en el descuento.

Tras el descanso, no hubo mucho cambio en el juego de los dos equipos; nadie se sentía superior al contrario y las oportunidades escaseaban. Un disparo de Ibra a los 57 minutos fue la acción más destacada. Nadie sospechaba que poco después vendría el colapso del Villa. Por el minuto 60 del partido, una pase en profundidad del Pozuelo sin aparente peligro, terminó en penalti. Verdú salió a  destiempo a un balón totalmente esquinado y arrolló al delantero del Pozuelo en un acción totalmente evitable. Penalti sin discusión que el capitán Oscar iba a transformar engañando al portero.

Ese gol hizo mucho daño al Villa. Los nervios se apoderaron de los jugadores y en otra acción desafortunada regalaron el tercero para el Pozuelo. Marco intentó sacar el balón por el centro de su defensa, pero le dio el balón a Mompravil que desde la frontal colocó el balón al fondo de las mallas con el equipo totalmente desubicado. En cinco minutos el Pozuelo sentenciaba un partido que nunca tuvo en su mano.

El carrusel de cambios que vinieron después buscaban cambiar la dinámica del encuentro, pero el daño estaba hecho y la herida fue lo bastante grande para poder suturarla. No obstante el Villa nunca bajó los brazos y lo intentó hasta el pitido final. Galán en dos ocasiones, pudo acortar distancias: También pudo hacer el cuarto el Pozuelo con un disparo desde lejos que se estrelló en el poste, pero el marcador ya no se movería.

Luces y sombras por tanto en el Villa en este primer encuentro de la temporada. En el debe se sitúan los errores que en esta categoría no se pueden permitir. Pero en el haber hay que decir que el Villa demostró tener mimbres para dar alegrías a su afición. Con el paso de las jornadas y una mayor compenetración de los jugadores seguro que llegarán.

FICHA TÉCNICA:

Estadio Valle de las Cañas, Pozuelo de Alarcón. Unos 100 espectadores

C.F. POZUELO DE ALARCÓN 3 (Momprevil(2), Oscar(p)

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN 1 (Rodri)

Por el Pozuelo jugaron: Iván, Boriba, San José, Monzón, Pradillo, Óscar, Mario, Luque, Salmerón, Momprevil y Héctor.

Por la agrupación jugaron: Verdú, Rodri(Galán 73′), Marco(Rober 73′), Sergi, David, Adrian, Christian(Diego Gabaldón 67′), Crespo(Santi 67′), Sosa, Sergi, Dante e Ibra(Thaer 63′).

Colegiado: Ángel Vicente Juárez.

20-6-2021 (217)

INSIDE VILLA: La celebración desde dentro

La Agrupación Deportiva Villaviciosa de Odón logró el pasado domingo el tan ansiado ascenso a la tercera división. Tras una temporada para enmarcar el ascenso se celebró por todo lo alto en el césped del municipal.  La alegría se desbordó, hubo risas, pero también lágrimas. Los sentimientos no pudieron esconderse; se había logrado un ascenso que parecía imposible tras las primeras jornadas. Así lo vivimos instantes después del pitido final. ¡Felicidades equipo!

20-6-2021 (179)

¡EL VILLA ES DE TERCERA!

Lo consiguió, la Agrupación Deportiva Villaviciosa de Odón no falló y logró la victoria que necesitaba para subir a tercera. Ganó con el solitario gol de Hugo Salamanca al Internacional de Móstoles que bajó de categoría. El Villa cierra una temporada de ensueño con 16 partidos sin conocer la derrota. Ernesto Galán no pudo tener mejor despedida de su trayectoria deportiva que el ascenso con el equipo que le vio crecer como futbolista. Nueve temporadas después el Villa vuelve a tercera. ¡EL VILLA ES DE TERCERA!

Con el pitido final se desató la alegría en las gradas del municipal de Villaviciosa. Con el pitido final, los jugadores se liberaron de la tensión que vivieron durante los 90 minutos para fundirse en un abrazo. Con el pitido final, la directiva, con el presidente a la cabeza respiraba con alivio tras conseguir el ascenso por el que tanto han luchado estos últimos años. Con el pitido final, el Villa culminaba una temporada histórica que será recordada por muchos motivos. Porque ha sido una temporada atípica, marcada por la pandemia, por los parones, por los partidos aplazados, y en el que solo se ha jugado una vuelta, 19 jornadas que obligaban a no cometer muchos fallos porque no habría mucho tiempo para poder rectificar. Pues en esta temporada tan distinta, el Villa, ha sabido adaptarse a las circunstancias, ha sabido competir, no se ha puesto nervioso cuando las cosas se complicaron y con una actitud encomiable y con una aptitud fuera de toda duda, ha sabido llegar al objetivo propuesto al inicio de temporada.

Lo ha hecho en el último partido, no había opción de otra forma. El llegar a la última jornada, no solo con opciones, si no dependiendo de sí mismo para conseguir el ascenso era algo impensable en el inicio de temporada cuando el Villa comenzó renqueante y perdiendo dos partidos consecutivos (curiosamente los dos únicos partidos que se han perdido en la temporada) ante el Ursaria y Moscardó, equipos con los que ha luchado hasta el final por el ascenso.

El Villa por jugadores y por juego, se merecían el ascenso y lo han logrado en, quizás, uno de los peores partidos de la temporada. Los nervios jugaron una mala pasada y los jugadores notaron una presión excesiva desde el inicio a sabiendas de lo que se jugaban. Habían llegado hasta aquí, tras una racha casi inmaculada de 11 partidos ganados y 4 empatados y no querían que todo ese esfuerzo se quedara en nada. El Villa jugó nervioso, poco vistoso, pero fue el único equipo que buscó la portería contraria desde el primer minuto. Fue el claro dominador del encuentro y el Inter de Móstoles, también nervioso pues se jugaba el descenso, no demostró demasiado interés en querer ganar el partido. Muy metido atrás estaba más preocupado que no le hicieran gol que de atacar y solo esperaba algún error del Villa para intentar algún acercamiento hacia la meta de Carlos.

El conjunto de Nano salió convencido que tenía que ganar el partido, no quería depender de otros resultados y fue en busca del gol desde el inicio. Los ataques se sucedían por ambos lados, con constantes penetraciones de los laterales Javi Alonso y Sergi, bien acompañados por José y Santi, aunque sus centros no encontraban rematador. A los diez minutos de juego, llegó la primera ocasión para el Villa con el lanzamiento de falta de Hugo que obligó a realizar una buena parada a Tudor. Tres minutos después, nueva oportunidad para los locales a la salida de un córner; Dante engancha el balón en el punto de penalti pero el balón golpea en un defensa que despeja de nuevo a córner cuando ya entraba. En el 21 iba a ser Sergi el que lo intentara, pero su disparo se marchaba fuera por poco. Eras minutos de agobio para el Inter; el Villa tenía el balón y aunque no lo manejaba con soltura por los nervios ya descritos anteriormente, sí se acercaba una y otra vez al área rival en busca del gol. Un gol que pudo llegar a la media hora de juego. En una nueva penetración por la izquierda, Sergi controla un balón largo y su centro al primer palo lo engancha Hugo Salamanca que manda el esférico fuera rozando el palo derecho de la meta defendida por Tudor. Le faltó darle un poco de rosca a esa balón para que hubiera entrado. Eran los mejores minutos del Villa, el gol se estaba madurando, mientras que el Inter solo sabía o podía achicar balones de la mejor forma posible. Apenas había salido de su campo en esta primera media hora y no ofrecía ninguna sensación de peligro; éste solo podía llegar por algún error local, más que por méritos propios. Y eso es precisamente lo que sucedió, un fallo en la salida del balón, permitió al Inter robar el balón a Ernesto Galán que terminó en las botas del capitán del Inter que disparó desde la frontal obligando a Carlos a sacar una gran mano para desviar la trayectoria del balón a saque de esquina.

Esa acción, descolocó un poco al Villa que vio como en una jugada aislada pudo encajar un gol. A partir de ese minuto, el juego bajó enteros y el Villa no logró hilvanar apenas jugadas de peligro. Los nervios volvieron a hacer acto de presencia y atenazaron las intenciones del Villa que pensó más en llegar al descanso con el 0-0 que buscar el 1-0.

Así se llegó al intermedio. Un resultado que no le servía a ninguno de los dos equipos, porque los resultados que llegaban de otros campos obligaban a ambos conjuntos a lograr la victoria para conseguir sus objetivos, el Villa el ascenso y el Inter de Móstoles la permanencia.

Esa obligación de victoria (ganaban el Ursaria y el Mosca) hizo que el Villa saliera en tromba a por el gol en la segunda mitad. Nada más iniciarse, internada por la derecha, José le gana la espalda a su marcador y con todo a su favor, teniendo a Hugo en posición inmejorable para el remate, no acertó en el pase desperdiciando una buena oportunidad.

No pasaría mucho para que el tan ansiado gol llegara. Saque de banda que saca Sergi al corazón del área, allí Rodri prolonga con la cabeza y Hugo Salamanca como buen depredador del área le gana la partida a su defensor para con un medio escorzo cruza el balón al fondo de las mallas. Era el minuto 47 de juego y por fin llegaba el premio a los merecimientos de unos y otros. Hugo se citaba de nuevo con el gol, cuando marca es feliz cuenta, y nos hace felices a todos. Se le fichó para esto, para ser determinante en el área, para resolver partidos y es lo que ha hecho. El pistolero volvió a sacar su arma para «aniquilar» a sus adversarios. Fue una explosión de júbilo, porque tal como estaba el partido, eran conscientes que ese gol podía valer un ascenso.

Con el gol del Villa, al Inter no le quedaba más remedio que adelantar las líneas para buscar el empate. Eso hizo que el Villa, con una  buena presión en la salida del balón y con contundencia en los balones divididos, se presentara en varias ocasiones con superioridad numérica a la contra en las inmediaciones del área rival, pero no lograba culminar con éxito esa superioridad, quizás preso de las prisas por querer rematar el partido. La tuvo Dante con un disparo desde la frontal, la tuvo Rodri tras una buena combinación entre Thaer, Hugo y el propio Rodri que tras controlar el balón en el área chica lo envió alto cuando lo tenía todo a su favor. La tuvo Hugo tras la salida de un saque de esquina, pero su remate se escapó fuera por poco en esta ocasión; Sergi tras una jugada personal, Santi con un disparo… pero el segundo gol, el gol de la tranquilidad no llegaba y según avanzaban los minutos los nervios volvieron a escena, pues el Inter de Móstoles, sin hacer nada en especial estaba a un solo gol de echar al traste todas las esperanzas del Villa. De esta forma se llegó a los últimos minutos del partido, la tensión crecía a cada minuto que pasaba, unos minutos que se hacían eternos. En el 83 la grada se paralizó por unos instantes, el Móstoles marcaba, pero el gol era anulado por unas claras manos del delantero mostoleño que intentó imitar a Maradona en su famosa «mano de Dios». El colegiado acertó y quitó el susto a los presentes. No hubo más sustos por fortuna, el Villa supo controlar esos últimos minutos y esperó con oficio a que el colegiado pitara el final del encuentro. El tan ansiado final.

El Villa lo logró, se lo merecía y no desaprovechó la oportunidad. Los abrazos, los gritos, los manteos en el césped se sucedían. Y lágrimas, muchas lágrimas, sobre todo de un Ernesto Galán que ponía broche final a su dilatada carrera y no podía tener mejor despedida.

Enhorabuena a todos los jugadores que lo han hecho posible; al cuerpo técnico con Nano a la cabeza; a la directiva, a Javi Mora el presidente y a todos los que forman la familia del Villa. Todos los esfuerzos, las horas dedicadas, los sinsabores han tenido su recompensa y ahora sí, se puede decir muy alto que:

¡¡¡EL VILLA ES DE TERCERA!!!

FICHA TÉCNICA

Campo Municipal de Villaviciosa de Odón. 200 espectadores.

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN 1 (Hugo Salamanca 47′)

C.D. INTERNACIONAL DE MÓSTOLES 0

Por el Villa jugaron: Carlos, Javi Alonso, Rodri, Marco, Sergi, Dante, Ernesto Galán, Santi Alonso, José (Diego 67′), Thaer (Samu 83′) y Hugo Salamanca (Ibón 90′).

Por el Internacional de Móstoles jugaron: Tudro Vity, Guijarro, Antonio Marco, Jorge, Sergio, Manu, Christian, Ronaldo, Alberto y Baddin.

Colegiado: Cabero Valle.

IMG-20210616-WA0001

NANO:»SERÍA UN ORGULLO ENTRAR EN LA HISTORIA DEL VILLA AL SER EL ÚNICO EN CONSEGUIR EL ASCENSO COMO JUGADOR Y COMO ENTRENADOR»

Queda el último paso para alcanzar la gloria, un último paso, el más corto pero que en muchas ocasiones es el más difícil, es el paso en el que te puedes tropezar y dar al traste con todo lo conseguido. No es momento de morir en la orilla, es momento de alcanzar la playa, de lograr el ascenso y eso pasa por ganar el Domingo sin pensar en otros resultados, ganar o ganar no queda otra. Por ello, Nano, no quiere ningún tipo de confianza en los suyos. Esta semana lo preparará como lo ha hecho en las semanas anteriores: No habrá consignas especiales; sabe que es una final, pero como lo han sido las últimas diez, porque el Villa tras un inicio dubitativo solo podía llegar al objetivo del ascenso logrando una gesta, yendo partido a partido y victoria a victoria. Son quince jornadas sin perder, con once victorias y cuatro empates, ha recortado nueve puntos a los de cabeza y es el equipo más en forma del campeonato. Sólo queda el último esfuerzo y a pocos días de que llegue ese partido ante el Internacional de Móstoles es el momento idóneo para el hombre que ha llevado al equipo a esta situación. Quiere hacer historia. Logró el ascenso como jugador y ahora lo quiere hacer como entrenador. Tomó las riendas del equipo hace diez temporadas, ha vivido de todo, por sus manos han pasado numerosas plantillas, pero nunca tan equilibrada como la de este año. Con ella, quiere alcanzar la gloria y estamos seguro que se conseguirá. ¡¡Vamos Villa!!

¿Qué sensaciones tienes a pocos días del partido más importante de la temporada?

Nano: Algo nervioso como es lógico, porque no todos los años juegas para ascender, pero dentro de ese nerviosismo, estoy tranquilo, pues prefiero tener esa presión por conseguir el ascenso que no tenerla por poder descender que también la he sufrido en otras temporadas.

¿Es un semana en la que hay que hacer una labor psicológica con los chicos?

Nano: Es una semana difícil, en la que casi hay que frenar la euforia que pueden tener, es uno de esos partidos en los que la motivación va ya de serie y por tanto habrá que quitarles un poco de hierro al asunto, porque la sobre motivación de los jugadores puede llegar a bloquear por lo que hay que tomarlo con cierta tranquilidad y saber que en el fondo se trata de un juego, un partido de fútbol en el que solo pueden pasar tres cosas, ganar, empatar o perder.

¿Pero no se puede negar que llegáis en una racha increíble?

Nano: Sí, no se puede negar, son quince jornadas sin conocer la derrota, con once victorias y cuatro empates y jugando muy bien al fútbol, eso nos da mucha confianza para afrontar el partido. Para mí, pase lo que pase el Domingo será una temporada extraordinaria aunque lógicamente la recordaremos de una forma u otra según se consiga el ascenso o no.

¿En una temporada muy atípica?

Nano: Desde luego, ha sido rara, la más corta con solo 19 jornadas por motivo de la pandemia, con varios parones, pero a la que nos hemos adaptado muy bien y en la que tengo que destacar el aspecto anímico de esta plantilla. Comenzamos con retraso porque terminamos de confeccionar la plantilla tarde, en Septiembre tuvimos que parar por el Covid, no pudimos contar con jugadores importantes en los primeros partidos y es cuando nos llegó esa racha mala de resultados en los que perdimos ante el Mosca y el Ursaria; conseguimos tres puntos sobre nueve y eso nos lastró durante toda la temporada y nos ha obligado a realizar esta increíble racha de resultados para llegar hasta donde ahora estamos.

¿Qué le vas a decir a la plantilla de cara a este último partido?

Nano: Poca cosa, yo no puedo entrar a la charla y decirles que lo del domingo es una final, porque es algo que le vengo diciendo desde hace meses, puesto que hemos tenido que jugar muchas finales. Tras el inicio del campeonato, no nos podíamos permitir tropiezos y si hubiéramos perdido algún partido, ahora mismo no estaríamos en esta situación.

¿Una de las mejores plantillas que has podido entrenar?

Nano: Sí, y desde luego te puedo asegurar que es la plantilla más equilibrada que he tenido, porque se se han juntado tres o cuatro jugadores que han jugado en otras categorías superiores y eso se nota a la hora de jugar. Tener a Ernesto Galán, que ha jugado en primera división, en el Villaviciosa es todo un lujo; el otro día, el segundo gol es para hacerle un monumento por la actitud que tiene y que demuestra en cada entrenamiento. Luego es cierto que hemos mejorado mucho en las áreas, con la incorporación de Thaer y de Hugo firmamos gol que es lo que nos faltó en temporadas pasadas.  Y hay que resaltar que luego hay jugadores muy jóvenes como son los casos de Diego, de Dante o de Santi que han jugado muchos minutos siendo prácticamente titulares en su primer año de senior. Hay una mezcla de jugadores veteranos y jóvenes muy interesante y un bloque de siete u ocho jugadores, caso de Sergi, Marco, Javi Alonso, Rodri y demás que llevan muchos años con nosotros, que conocen la categoría y que aportan ese poso de oficio que es necesario.

También es cierto que ha sido una temporada que apenas hemos tenido lesiones; lesiones musculares creo que no ha habido ninguna y en este año lleno de parones por el Covid es de destacar. Eso es un reconocimiento al trabajo del preparador físico.

¿Se llega a este partido después de remontar dos encuentros en los últimos minutos?

Nano: No se puede reprochar nada en cuanto a la actitud del equipo, el otro día en Aranjuez, había que estar allí para saberlo. Era un auténtico horno jugar, yo no he pasado nunca tanto calor en un banquillo, así que imagínate en el campo y con un resultado adverso, lo intentamos y lo intentamos hasta que pudimos remontar en los últimos minutos.

¿Un partido que se pudo perder con ese balón al poste?

Nano: Siempre hay que contar con ese factor suerte para ser campeón en todo y nosotros lo tuvimos y no solo en el partido del domingo. Me acuerdo el partido ante el Villarejo que ganamos por 1-0 y que en el 88 dieron en un palo; el día ante el URJC si nos llegan a meter el balón que dio en el larguero y que pudo ser el 1-2 hubiera sido muy complicado, o el mano a mano que Carlos detuvo ante el Moratalaz que nos permitió marcar poco después y ganar el partido, en definitiva, siempre tienes que contar con ese factor suerte, pero esa suerte también hay que buscarla y nosotros, y ese es nuestro gran mérito, nunca hemos bajado los brazos y siempre hemos creído en nuestro trabajo en el grupo que teníamos y en nuestras fuerza. Yo viendo como ha ido la temporada y habiendo estado a nueve puntos del ascenso, me daba con una canto en los dientes si llegábamos a la última jornada con opciones, así que llegar dependiendo de uno mismo pues imagínate, ni los más optimistas…

¿Y eso es lo importante que solo dependéis de vosotros mismos?

Nano: Sí porque sabes que al final está en tu mano y no debes mirar más allá. Mira el pasado domingo nuestros rivales jugaban una hora antes que nosotros y prohibí, lo dije en la charla, que estuvieran pendientes de esos partidos, no quería que nada alterara nuestra concentración. Pero se enteraron,  yo de hecho, cuando acabó el partido, era el único que no sabía que habían empatado los otros dos y les preguntó a los chicos como lo sabían y era porque Herrero que estaba en la grada les fue informando.

¿Está cerca, pero no conseguido?

Nano: No está hecho, además el domingo viene un rival que se está jugando el descenso y esa es presión de verdad, una presión jodida que yo la he vivido en otras temporadas. Hay que tener respeto por los rivales, creo y ya lo he dicho muchas veces que en esta categoría, al igual que puedes ganar a cualquiera, también puedes perder con cualquiera y sería del género tonto, confiarnos. Yo creo que los chicos lo saben, hay que estar concentrados y hacer un buen partido para intentar ganar. Tenemos que seguir en nuestra línea, de hecho no voy a cambiar nada y no vamos a hacer nada especial esta semana.

¿Te has imaginado ya el domingo?

Nano: No todavía no ya habrá tiempo. Después del partido del domingo pasado costó bajar pulsaciones, no pude apenas dormir y quiero tomármelo con tranquilidad. De aquí al domingo pueden pasar muchas cosas, vamos a ver que pasa con Herrero, no creo que llegue y es un jugador fundamental para nosotros porque no tenemos recambio en ese tipo de jugador en el centro del campo, así que ya estoy pensando en el plan «B» o en el «C», pero vamos eso me pasa siempre, y el día que no me pase dejaré de entrenar. Lo tengo clarísimo, el día que acabe un partido y no empiece a pensar en el siguiente será porque no lo siento, y si eso pasa, es mejor dejarlo porque sería como estar engañando a la gente al club.

Pero por mucho que quiera aislarme un poco tampoco puedo, pues el whatsapp no para de sonar de gente que hacía tiempo no sabías nada de ellos, de jugadores, técnicos, amigos que no paran de recordarte la importancia del partido de mañana, pero bueno es bonito que eso suceda. Solo falta que acabe con final feliz-

¿Sería tu mejor recuerdo?

Nano: Deportivamente hablando creo que sí. Tengo claro que el día más feliz de mi vida fue cuando nació mi hija, pero ese día no empecé a dar botes y a gritar de alegría como sucedió el otro día cuando marcamos en el 89. La explosión de alegría que te produce un gol, o un ascenso en un momento dado es indescriptible y creo que estos chicos se lo merecen por lo bien que han trabajado y se lo han currado.

A nivel personal, reconozco que me haría ilusión, porque creo que sería el cuarto ascenso en la historia del Villaviciosa y sería el único que lo conseguiría como jugador y como entrenador. Pero el ascenso que conseguí con el «B» es especial y todavía lo recuerdo con mucho cariños. Todos son especiales. En en el fondo también es un poco de orgullo el ver al equipo de mi pueblo en tercera división.

¿Es una lástima que no se pueda ver las gradas llenas por el tema de la pandemia?

Nano: pues sí, porque hay mucha gente que está muy ilusionada con el equipo y ha estado muy comprometido con el equipo y sabe de la actitud y del buen juego que hemos desarrollado durante esta temporada y es una auténtica pena el no poder contar con toda esa gente que estaría encantado de poder disfrutar de ese ascenso si como esperamos se consigue el domingo.

936e14fb-13fc-4aaa-8543-e18e9b513db1

¡A UN PASO DE LA GLORIA!

No falló el Villa en su visita a Aranjuez y se impone por 1-3 al Sitio. Los goles de Hugo Salamanca de penalti de Thaer y Samuel certificaron un triunfo que sabe a ascenso. El conjunto de Nano suma su decimoquinto partido sin conocer la derrota. Partido con unos últimos minutos de infarto, en el que el Villa pudo perder pero que terminó ganando. El Villa supo sobreponerse a un marcador contrario y al nefasto arbitraje que sufrió (sobre todo en la primera parte) para llevarse los tres puntos. Ursaria y Moscardó no aguantan la presión que les mete el Villa por detrás y pinchan en sus partidos que jugaron como locales. La Agrupación se coloca en puestos de ascenso directo, segundo en la clasificación empatado a puntos con el primero, y con visos de acabar la temporada como campeón. Queda un sólo pasito, un último partido que promete ser histórico en el Municipal.

¡¡¡Sí, sí, sí, el Villa ya está aquí!!! es el grito que todo Villa, jugadores, cuerpo técnico y aficionados, gritan. Un grito de rabia, por todo lo que se ha sufrido; un grito de pasión por todo lo que se ha luchado; un grito de liberación por todo lo conseguido, en definitiva un grito por los «cojones» que ha demostrado este equipo en estos últimos meses y que les ha llevado a saborear el ascenso. Un ascenso que ya no es una quimera, sino una realidad, un ascenso que está al alcance de la mano, a un sólo partido. Pero ¡¡OJO!!, y se debe decir muy alto y muy claro, un ascenso que todavía no se ha conseguido. Está cerca, se puede tocar con los dedos, pero falta echarle el guante de manera completa y no olvidemos que esto es fútbol, y que todo puede pasar. Hoy, toca celebrar lo conseguido;  mañana hay que pasar página. Concentración absoluta, confianza cero, y un solo pensamiento, NO ESTÁ HECHO. El Domingo hay que salir más que nunca como si fuera una final, porque es una final, y en la que hay que ganar, sí o sí, sin mirar lo que pase en otros campos.

No nos adelantemos, para ese partido queda mucho, toca, como hemos dicho antes , disfrutar de lo conseguido este domingo pasado en Aranjuez y de contar todo lo que allí sucedió, que no fue poco.

Llegaba el Villa con la moral por las nubes, con una dinámica imparable y con una clara mentalidad de equipo ganador. Los últimos resultados cosechados invitaban al optimismo y sin ningún miedo se lanzó a por la victoria desde el primer minuto de juego. Aún así, el equipo sufrió en muchos momentos del partido, pero fue más por las decisiones del colegiado que por los méritos del rival. Pues si el árbitro hubiera estado un poco más acertado, el partido habría quedado resuelto para el Villa en los primeros 45 minutos. Basta decir, que el ínclito, como diría aquél, anuló CUATRO goles al Villa, dos por fuera de juego muy dudosos y otros 2 porque consideró que los atacantes del Villa hicieron falta antes de marcar.

Esos goles no subieron al marcador, sí lo hizo el gol del conjunto local. Guille acertaba con la meta de Carlos en una de las pocas ocasiones en las que el Sitio se acercó al área del Villa.  El gol era un premio demasiado grande para el equipo local y demasiado duro para el Villa, pero ese gol no hizo que bajaran los brazos; el equipo de Nano siguió atacando y en una buena reacción encontrarían el empate tras un penalti cometido sobre  Thaer que volvió a ser una pieza fundamental en el engranaje del equipo villaodonense.  Hugo Salamanca se citó de nuevo con el gol y no falló. Con el empate se llegó al descanso.

Pocas cosas pudo decir Nano a los suyos en el entremedio, simplemente que siguieran por la misma línea de los primeros 45 minutos, porque de esa manera llegaría el triunfo. Dicho y hecho. El Villa volvió a tomar las riendas del encuentro y desde el inicio se lanzó hacia la portería contraria. Dante pudo adelantar al Villa en dos claras ocasiones pero falló en la definición. El Sitio apenas inquietaba y solo se limitaba a defender los acercamientos del Villa que en algunos momentos eran precipitados, más producto del corazón que de la cabeza. Los minutos pasaban y el gol no llegaba, los tres puntos eran fundamentales para colocarse en los puestos de ascenso directo, pues a esas alturas ya conocían los empates del Ursaria y del Mosca. Por ello, los últimos 10 minutos, el Villa se desmelenó, se echó hacia adelante y el acoso fue total. Lo intentó Diego, lo intentó Hugo, lo intentó Galán, pero en las tres ocasiones apareció la figura de Samuel para dejar a los visitantes con la miel en los labios. Se entraba en los minutos finales y fueron unos minutos no aptos para cardiacos. A falta de 2 minutos contraataque del Sitio que pilla al equipo del Villa volcado; un jugador se queda solo ante Carlos y su disparo se estrella en el poste  y el balón se pasea por la línea de la portería antes de que Carlos consiguiera pararla. Un susto de los que en otras ocasiones hubiera supuesto nadar y guardar la ropa, pero en una final como la que se estaba jugando, sirvió de acicate para ir a por la victoria. Y así sucedió. En el minuto 89…Galán roba un balón se interna en él área y pasa a Thaer que marca a puerta vacía. La alegría se desbordó en las filas del Villa que por segundo partido consecutivo remontaba en los últimos minutos. Ya en el descuento, Samuel hacía el tercero que certificaba el triunfo. Un triunfo que puede valer el ascenso, que debe valer el ascenso, pero lo dicho, sin confianzas.

FICHA TÉCNICA.

Estadio Las Olivas (Aranjuez)

C.D.SITIO DE ARANJUEZ 1 (Guille)

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN 3 (Hugo Salamanca, Thaer y Samuel)

Por el CD Sitio de Aranjuez jugaron: Samuel, Fidel, Óscar, Fran, Serena, Toñín, Edu, Torrijos, Lara, Guille y Toro

Por la AD Villaviciosa de Odón jugaron: Carlos, Javi Alonso, Marco, Galán, Sergi, David, Thaer, Dante, Santi, José María y Hugo Salamanca.

Colegiado: José Monrabal

villa 2 mostoles 1 (105)

SERGI: «ESTE CLUB SE MERECE ESTAR EN TERCERA»

Cumple su sexta temporada en el club y ostenta el brazalete de capitán. Un gol suyo en los últimos minutos del partido ante el Móstoles URJC-Moraleja «B» supuso la victoria. Tres puntos que pueden valer un ascenso. Queda ratificarlo en los dos últimos partidos; hay que ganarlos y esperar que bien Ursaria o el Mosca pierda algún punto en el camino. Algo que no es ni mucho menos imposible por la dinámica que traen ambos conjuntos.

Ante de que lleguen estas dos finales es un buen momento para hablar con Sergi para hablar sobre esta temporada que puede (y debe) acabar con el ascenso de la Agrupación Deportiva Villaviciosa de Odón.

Han pasado ya algunos días, pero todavía está muy presente el último partido ante el Móstoles. Un encuentro vital para vuestras aspiraciones de ascenso.

Sergi: Desde luego, el partido era importantísimo y sabíamos que lo teníamos que ganar sí o sí, si queríamos ascender. Por suerte logramos la victoria, pero de nada serviría si no ganamos los otros dos partidos que nos quedan.

¿Era un rival directo, por lo que el subidón de moral para lo que resta de temporada es importante?

Sergi: Y más viendo como se desarrolló el partido, que se nos puso cuesta arriba y tuvimos que remontar en los últimos minutos. Sabíamos de la fortaleza del Móstoles, tiene un auténtico equipazo y  hablamos durante toda la semana que nos iba a apretar y que nos pondría las cosas muy difíciles como así sucedió.

¿Se pudo sacar adelante con un gol tuyo?

Sergi: La verdad es que fue una explosión de alegría, me hizo mucha ilusión porque hacía mucho tiempo que no marcaba; marcar ese gol…(se queda pensando), la verdad es que no sé en qué minuto fue, yo lo que sé es que entró y que sirvió para conseguir los tres puntos.

¿Qué se te pasó por la cabeza en ese momento?

Sergi: Pues no lo sé, me volví loco, salí corriendo y vi a Rodri que me cogió y me tiró al suelo y luego vino todo el equipo. Ver a todo el equipo celebrando ese gol, me hizo mucha ilusión.

¿Y luego en el vestuario?

Sergi: Estábamos muy contentos porque sabíamos que dimos un paso muy importante para conseguir nuestro objetivo. Tenemos mucha ilusión de subir al Villa a tercera, yo en especial que llevo tantos años en el club. Pero tampoco queremos confiarnos porque todavía no hemos conseguido nada. Hay que ganar los dos partidos que quedan y esperar.

En los últimos 14 partidos, 10 victorias y cuatro empates, ¿son números de ascenso no crees?

Sergi: Visto así sí, pero también hay que tener en cuenta que tuvimos un comienzo de temporada muy irregular, más bien flojete, pero poco a poco nos hemos ido poniendo las pilas que era lo normal, porque la verdad sea dicha es que tenemos un equipazo este año. Da gusto los jugadores que tenemos, es un lujo poder jugar con ellos.

¿Además el Ursaria y el Mosca se están dejando puntos en estas últimas jornadas?

Sergi: Eso es lo que nos da moral y fuerza para lo que viene. El que aguante mejor la presión, el que esté más fuerte mentalmente se llevará el gato al agua.

¿Crees que ganado los dos partidos que quedan, ascendéis?

Sergi: …..eso espero. Tenemos claro que si ganamos los dos partidos que restan tendremos muchas posibilidades de ascender. Además no nos queda otra.

¿Partido a partido?

Sergi: Final a final, porque son dos finales las que nos quedan. Si conseguimos ganar el Domingo, te puedes imaginar como estará el campo para la última jornada. Será una olla a presión.

¿Ya te has imaginado ese partido?

Sergi: La verdad es que sí y espero contar con la afición que ya vino en el anterior partido porque aunque parezca mentira se nota un montón y nos ayuda muchísimo como ocurrió el otro día.

¿El Villa tiene que estar en tercera?

Sergi: Por supuesto, yo creo que el Villa ya se merece estar en tercera división. Estas dos últimas temporadas hemos fallado, hemos estado en mitad de la tabla, y este año todo es distinto. Ha sido una temporada muy complicada, con mucho parón pero hemos sabido adecuarnos a las circunstancias y los resultados están llegando, así que, que mejor año que este para subir. Queremos ser como el Atlético de Madrid.

No quiero hablar mucho del ascenso, pero no puedo negar que tengo esa esperanza de conseguirlo.

¿Hay un momento de la temporada en el que empiezas a pensar que el ascenso es posible?

Sergi: Si te soy sincero, desde el principio. Cuando yo vi los jugadores que teníamos, el equipo que había, pensé que era un equipo para ascender. Si es verdad, como he comentado antes que empezamos muy flojos y nos entraron algunas dudas, pero a la vez, sabía que en cuanto nos pusiéramos un poco a carburar y cogiéramos un par de resultados positivos,  la cosa iba a cambiar como así ha sido. Quedan dos partidos y hay que ir a muerte.

¿Cómo está el grupo?

Sergi: Hecho una piña, más unido que nunca. Si no te motiva estar a dos partidos del ascenso, no sé que te puede motivar.

¿Te apuntas a meter el gol del ascenso?

Sergi: Lo firmo ahora mismo, pero si no que lo marque quien sea, tenemos muy buenos jugadores arriba, con muchísima calidad y seguro que marcarán ellos.

¿Hablando de los de arriba, fundamental que Hugo Salamanca volviera a ver puerta el otro día tras varias jornadas sin marcar?

Sergi: Hugo Salamanca es para nosotros un jugador muy importante, sabemos que te puede marcar un gol de la nada y es un lujo tenerlo con nosotros.

 

villa 2 mostoles 1 (21)

ES COSA DE TRES

El Villa gana al Móstoles URJC-Moraleja y da un paso de gigante hacia el ascenso. Supo sobreponerse al gol visitante para remontar en los últimos instantes. Hugo Salamanca inició la remontada con el primer balón que tocó tras salir desde el banquillo.  El gol de Sergi hizo justicia por la gran segunda parte del conjunto local. La Agrupación Deportiva Villaviciosa de Odón suma su decimo cuarto partido sin conocer la derrota con un balance de diez partidos ganados y cuatro empates. La clasificación se comprime tras el empate del CD Colonia Moscardó que pierde la primera plaza en favor del CD Ursaria. El ascenso se presenta apasionante; tres equipos en dos puntos de diferencia y con dos jornadas por disputar.

Se trataba de un partido crucial para ambos conjuntos. Quien ganara se subía de lleno en el carro de la lucha por el ascenso, mientras quien perdiera, decía adiós al sueño de subir. El empate, era un mal menor que a nadie le convenía, por ello desde el inicio se vio claramente que la intención de ambos conjuntos era llevarse los tres puntos. Salió mejor el equipo visitante que pudo marcar nada más arracado el choque, tras una buena combinación del ataque mostoleño que dejó a Polaco delante de la meta de Carlos, pero su disparo salió alto. Susto inicial cuando el público todavía ni se había acomodado en las gradas. El Villa no lograba hacerse con el control del juego y se mostró nervioso a sabiendas de lo que había en juego. El Móstoles aprovechó ese nerviosismo y se iba a adelantar en el marcador antes del primer cuarto de hora. En una jugada similar a la del primer minuto, Juancar se presentaba ante Carlos en un mano a mano y en esta ocasión iba a acertar para llevar el esférico al fondo de las mallas. Gol que hacía justicia al buen arranque del Móstoles URJC-Moraleja.

El gol hizo mella en el Villa, que no daba con la tecla para contrarrestar el juego del equipo visitante, que pudo lograr el segundo a los 20 minutos cuando Ríos tras robar el balón desde el centro del campo, lo intentó desde lejos saliendo el balón fuera por poco. Minutos después de nuevo Ríos tuvo el gol en sus botas, pero el balón se estrelló en el larguero de la meta defendida por Carlos.

Eran los mejores minutos del Móstoles, que merecía llevar algún gol más en el marcador. Nano, no quiso esperar más y desde el banquillo, tomó cartas en el asunto. No le estaba gustando su equipo, su plan no estaba funcionando y decidió dar un giro al partido con un cambio que resultaría fundamental para el devenir del partido. Sacrificó a David Herrero para dar entrada al goleador del equipo Hugo Salamanca que llevaba varios partidos sin ver puerta. El cambio no pudo salir mejor. Tras una pequeña pausa para que los equipos se hidratasen, por el agobiante calor que hacía, llegaba el gol del empate. Hugo Salamanca, marcaba en el primer balón que tocaba. No llevaba ni tres minutos en el campo cuando establecía el empate en el marcador; las cosas del fútbol.

A partir de ese minuto 33 las cosas fueron mucho mejor para el Villa que pudo jugar con mayor tranquilidad ante un Móstoles URJC-Moraleja que no podía explicarse como iba empatando un partido tras ser muy superior en los primeros 30 minutos de juego, pero ya es un viejo axioma del fútbol, el que dice que el que perdona termina pagándolo.

Con el empate se llegó al descanso. Tras la reanudación, el Villa salió con otro aire; le habían perdonado la vida y estaba dispuesto a aprovecharlo y pronto lo iba a demostrar. A los dos minutos de esta segunda parte, Taher la tuvo con un potente disparo que logró atajar el meta rival. Sería de nuevo protagonista el portero del Móstoles URJC pocos minutos después con otra gran parada ante el zapatazo que se sacó Santi Alonso cuando ya se cantaba el gol en las gradas del municipal. El Villa apretaba en busca del segundo, el campo se inclinaba hacia el lado local, mientras que los visitantes intentaban reaccionar sin mucho acierto.

Los minutos pasaban y no llegaba el gol; un gol que era necesario para los dos equipos que necesitaban la victoria para seguir vivos en la lucha por el ascenso. Mejor el Villa, pero el Móstoles empezaba a aparecer por el área local.  El calor que reinaba en Villaviciosa hizo mella en los dos equipos e hizo que las fuerzas se igualaran. Lo dicho, los dos querían ganar, pero ninguno quería perder, por lo que fueron unos minutos de atacar pero guardando la ropa.

Así se llegó a los últimos minutos y cuando ya se empezaba a dar por bueno el empate como mal menor, llegó el gol del Villa. Corría el minuto 85 cuando un balón centrado al corazón del área mostoleña, lo cazó Sergi que entró como un obús para acertar con la meta rival. Fue un gol de raza, un gol de rabia, un gol que hacía justicia (por lo visto en esta segunda mitad), un gol,  en definitiva, que puede significar un ascenso. El capi apareció en el momento justo.

No hubo tiempo para mucho más, Nano reforzó la defensa con dos cambios y el Villa no volvió a pasar apuros para sacar adelante un partido crucial para el ascenso. Se asienta en la tercera plaza y tiene a tiro a un solo punto al Mosca y a dos al Ursaria.  El ascenso está más cerca que nunca.

Quedan dos jornadas para el final. Quien mejor aguante la presión se llevará el gato al agua.

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón. 200 espectadores

A.D.VILLAVICIOSA DE ODÓN 2 (Hugo Salamanca 33′ y Sergi 85′)

C.D. MÓSTOLES URJC-MORALEJA «B» 1 (Juancar 13′)

Por el Villa jugaron. Carlos, Marco, Javi Alonso, Galán, Sergi, Nico, Santi Alonso, Dante(Ibón 85′), Thaer(Rodrigo 85′), David Herrero(Hugo Salamanca 28′), José María(Diego Gabaldón 73′)

Por el Móstoles URJC-Moraleja «B» jugaron : Álvaro, Mario, Alex, Sergi, Mario, Ríos, Dani, Juan Carlos. Yllia, Adrián y Alberto.

Colegiado: David Lázaro.