Entradas

DERROTA EN SEGUNDOS

La A.d. volvió a dar síntomas de agotamiento y de escasez de ideas ante la portería rival. Perdió 2-0 ante el Móstoles C.F. líder de la clasificación. La derrota fue más dolorosa porque el primer gol llegó cuando no se había cumplido el primer minuto de juego. Quedan dos jornadas para el final y el objetivo es acabarlos de la mejor manera posible.

¡¡40 segundos!!, menos de lo que yo he tardado en escribir, estas primeras líneas, fue lo que necesitó el Mótoles C.F. para adelantarse en el marcador. Un gol, como suele decirse, cuando todavía la gente no había tenido tiempo de sentarse. De manera incomprensible, con una falta de tensión alarmante, Llorente se coló entre la defensa villaodonense y batió por bajo a Cristo, ante la incredulidad de los presentes, tanto en el césped como en la grada. Un palo demasiado grande para un equipo que no está sobrado de confianza. Se llevaba solo un minuto, había mucho que jugar por delante, pero ese gol pesó como una losa y fue suficiente para llevarse un triunfo. Porque desde ese instante, el Móstoles se limitó a controlar el partido, replegarse en determinados momentos y tirar contras cuando recuperaban el balón, mientras que el Villa volvió a repetir lo que hemos visto en los últimos partidos, por no decir en toda la temporada, es decir, llevar la iniciativa, tener más dominio del balón, pero cuando se acercan al área, se apagan las luces, la ideas, y las ocasiones se quedan en nada. Alguna que otra entrada por banda, algún que otro tiro desde la frontal, pero nada serio. Así con ese panorama se llegó al descanso.

Nada cambió en la segunda mitad, el Villa lo siguió intentando, las ocasiones fueron algo más nítidas que las de la primera mitad, pero tampoco se pueden calificar en ocasiones claras, por lo que el gol no se esperaba, a no ser que llegara en alguna jugada aislada o en un fallo, o en alguna casualidad, y no ocurrió ninguna de las tres cosas. El 1-1 por tanto era casi imposible y de llegar algún gol, sería por parte del Móstoles que a la contra sí creó alguna oportunidad clara de batir de nuevo a Cristo. Lo que son las cosas, el segundo gol llegó en el último minuto, Kolo cometió penalti que se encargó de transformarlo Alberto para dar la puntilla al equipo de Nano.

FICHA TÉCNICA

Estadio Mariano González (Navalcarnero) Unos 100 espectadores.

Móstoles C.F.”A” 2 (Llorente y Alberto )- Villaviciosa de Odón 0

MÓSTOLES C.F.”A” : Alejandro, Rubén, Sergio, Arquero, Adrián, BarrigaAlberto, Valdivoa, Riaco, Llorente y Antonio.

VILLAVICIOSA DE ODÓN: Cristo, Sergio, Marco(Momar 60′), Rodrigo, Kolo, Ibón(Koffi 52′),  Jimmy, Zapata, Diego, Javi Martín(Morales 72′) y Cuni(Obi 52′).

Árbitro: Jaime Muñoz Moreno

DSC_4426

UN EMPATE QUE NO SABE A NADA

Sin nada por lo que luchar, sin ningún objetivo, ni por arriba , ni por abajo, la temporada se puede hacer muy larga para la A.D. Villaviciosa de Odón. El empate 1-1 ante Los Yebenes San Bruno deja un sabor de amargura y con la sensación de querer echar el cierre a la campaña cuanto antes. Mal partido de ambos contendientes que lograron los goles en apenas cinco minutos.

Semana sí, semana también, venimos hablando de las posibilidades que podría tener el Villa si lograra, tal o cual victoria, pero hay tantos condicionantes que ya ni merece la pena seguir con ellos. Si se hubiera ganado.., si no se hubiera perdido…, si se hubiera acertado…, si no se hubiera errado….demasiados síes que no van a ningún lado, porque luego la realidad viene y te de de frente y cada semana que pasa de manera más fuerte.

La idea es acabar la temporada de la mejor manera posible, “si es que es posible” y dejar al equipo lo más cerca de los primeros clasificados, pero partidos como el de ayer, no ayuda a ello. Y con esto no quiero decir que el Villa no mereciera más, o que juega rematadamente mal, que no es eso. Es constatar lo que está sucediendo durante toda la temporada. Te da la sensación de haber visto el mismo partido una y otra vez como si de un “dejavú” se tratara. La misma tónica..los mismos resultados.

El Villa fue mejor que su rival, creó las mejores y mayores ocasiones del partido , pero la falta de puntería, la reiterada falta de acierto de cara al gol, volvió a pasar factura al equipo de Nano. Da igual que triangules bien el balón, que hagas jugadas trenzadas, que llegues al área con asiduidad, da igual, porque cuando hay que definir, cuando hay que hacer lo que este juego demanda, que no es otra cosa que meter la pelotita, hacer gol, se apagan las luces y las porterías se convierten en unas de hockey imposibles de atravesar. Ejemplo claro es lo que pasó en la primera parte cuando Momar tras una buena jugada por la banda izquierda se presentó solo ante el portero y no acertó a batirlo.

Para los goles hubo que esperar a la segunda mitad. Se adelantó el equipo visitante con el gol de Héctor a los 53 minutos, aunque la alegría fue corta, pues el Villa reaccionó en cinco minutos y Cuni, por fin, acertó con la portería rival estableciendo el empate a uno que a la postre sería definitivo.

De ahí al final, poco más que contar, el Villa fue incapaz de ganar el partido, mientras que a Los Yébenes el empate le resultó suficiente para sus aspiraciones.

La semana que viene visita al líder. No se extrañen que nos traigamos una victoria. Sería una muestra más de la irregularidad del Villa en toda la temporada, capaz de hacer lo mejor y lo peor al mismo tiempo.

 

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón, unos 100 espectadores.

VILLAVICIOSA DE ODÓN.– Cristo, Marco, Sergi, Kolo, Jimmy, Ibón, Koffi, Javi (Obi 63′), Momar(Javier 72′), Zapata, Diego(Mounseff 81′) y Cuni (Felipe 72′).

LOS YEBENES-SAN BRUNO.– Javi, Dani, Salazar, Cosmin, Aritz, Raul, Abajo, Álvaro, David, Jorge y Héctor.

Árbitro: Ángel Luis Valverde

GRAVE TROPIEZO DEL VILLA

La A.D. Villaviciosa de Odón cayó en su visita a Alcorcón por 2-1 en su partido ante el Trival. Una derrota que deja al Villa en tierra de nadie y deja en el olvido las “pocas” esperanzas que había de ascenso. El rival demostró que se jugaba más en el partido y logró una victoria importante para evitar el descenso. Al Villa solo le queda acabar la temporada de la forma más digna posible. Hay que evitar dejarse llevar.

Suele suceder, en el mundo del fútbol y en cualquier otra disciplina, ya sea en primera o en aficionados, cuando hay un equipo que se juega algo y se enfrenta a otro que sus expectativas son muchas más bajas, o que tiene poco que jugarse, lo normal es que el partido lo gane el equipo que tiene más que ganar que perder. Y eso sucedió el pasado domingo en el partido que enfrentó al Villa contra el Trival Valderas Alcorcón. El equipo alcorconero comenzaba la jornada en puestos de descenso y con la necesidad de ganar para evitar que la permanencia se alejara. Mientras que el Villa llegaba con los deberes hechos, con esperanzas aunque remotas de pensar en cotas más altas, pero con la certeza de que en la temporada ya había poco que hacer. Y eso se notó en el terreno de juego. El equipo local salió mucho más enchufado y desde el inicio mostró las ganas de victoria. Ese ímpetu tuvo sus frutos muy pronto, pues a los ocho minutos, lograba el primero gol del partido obra de Sergio.

El gol dio tranquilidad a los locales que a partir de ese momento buscó que el Villa no se acercara a la meta rival y para ello se afanó en defensa.

Los minutos fueron pasando sin muchas ocasiones dignas de mención, pero cuando todo apuntaba a que ya había poco que ver, los últimos minutos del partido, se convirtieron en un toma y daca en el que pudo pasar cualquier cosa.  Fue en esas,  transcurría el minuto 83, cuando Mounseff , que había sustituido a Cuni unos minutos antes, lograba el empate para el Villa.

El empate, no era un resultado que valiera a ninguno de los dos contrincantes pero sobre todo era nefasto para el Trival, por lo que pronto se recuperó del golpe y se marchó en busca del gol del triunfo. Y el que la sigue, la consigue, en el último minuto, cuando el empate parecía definitivo, Herrera destaba la locura en su equipo cuando lograba el segundo gol, el gol de la victoria.

El triunfo hace renacer las esperanzas de permanencia del Trival Valderas, mientras que deja al Villa en tierra de nadie. Demasiado altibajos ha tenido el Villaviciosa en la temporada, que siempre ha dado un paso atrás cuando debería haberlo dado hacía adelante.

FICHA TÉCNICA

Estadio La Canaleja. Unos 100 espectadores.

TRIVAL VALDERAS ALCORCÓN: Somohano, Daniel, Roberto, Álvaro, Tejada, David, Pacheco, Sergio, Portela, Aitor y Fernando.

VILLAVICIOSA DE ODÓN: Cristo, Guillermo (Momar 53′), Marco, Kolo, Ibón, Sergi, Koffi (Jimmy 45′), Javi(Zapata 45′),  Diego, Javi Martín y Cuni (Mounseff 73′).

Árbitro: Diego Pérez.

FELIPE “HE SUFRIDO MUCHO, CREÍA QUE NO IBA A VOLVER A JUGAR AL FÚTBOL”

La suerte no ha estado del lado de Felipe Nunes. Llegaba esta temporada al Villa procedente del Fortuna, tras haber superado una grave lesión en su rodilla izquierda que le tuvo apartado varios meses de los terrenos de juego. Llegaba con la ilusión de un niño, con ganas de ganarse la confianza de Nano ante una temporada ilusionante. Pero el destino le tenía preparado otra mala jugada y poco antes de comenzar la temporada, otra vez la rodilla, en esta ocasión la otra, se quebraba y volvía a romperse el cruzado. Otra vez, el quirófano, otra vez la rehabilitación, otros meses, muchos, trabajando en la sombra para volver a poder disfrutar de lo que más le gusta. han sido siete meses muy duros, pero el pasado fin de semana, por fin vio la luz y pudo volver a jugar al fútbol. Fueron unos pocos minutos, pero suficientes para sentirse de nuevo futbolista.

Pregunta: Enhorabuena Felipe, después de muchos meses, hoy has podido disfrutar de tus primeros minutos de la temporada

Felipe: Sí, han sido solo diez minutos, pero muy feliz de volver a jugar al fútbol. Después de dos temporadas prácticamente lesionado, lo echaba de menos. Mucho de menos. Como se suele decir, me he vuelto a sentir  futbolista, porque como he dicho antes, han sido dos temporadas muy complicadas, donde he sufrido mucho, con dos lesiones de rodilla, dos operaciones, recuperación y ya era hora de acabar con eso, es tiempo de disfrutar y con el tiempo, partido a partido, volver a jugar como lo hacía antes de las lesiones.

P: ¿Cómo te has sentido en estos pocos minutos que has podido jugar?

Felipe: Pues la verdad es que me he sentido muy bien, en ningún momento he tenido miedo, ni he pensado en nada negativo. Sabía que había hecho un trabajo muy bueno durante todos estos meses y tenía plena confianza en mí mismo y en mis piernas.  Ni un segundo he pensado que podía volver a lesionarme, ni nada parecido.

P: Vamos a situarnos en pretemporada, en el momento de la lesión. ¿qué se te pasó por la cabeza?

Felipe: Pues lo primero que pensé que había tirado a la basura todo otra vez, que después de haberme recuperado de otra lesión en la rodilla izquierda, y después de tanto trabajo, me había roto otra vez la rodilla, en esta ocasión la derecha.

En los primeros meses sufrí bastante la verdad, no te voy a mentir, sufrí mucho, porque se me vino el mundo encima y pensé que no volvería a jugar al fútbol otra vez, pero afortunadamente eso pasó y ahora solo quiero disfrutar del fútbol y olvidar los malos momentos.

P: Son momentos para tener las ideas muy claras y la cabeza fría.

Felipe: Desde luego, es fundamental tener la cabeza muy fría y pararte un momento a pensar y no dejarte llevar por los malos presagios. Como te he dicho antes, no te voy a mentir que en los primeros meses sufrí mucho, pero mucho. Fueron peor esos meses posteriores a la lesión que la lesión en sí. Cuando me lesioné sabía que me había roto, porque sentí lo mismo que  el año anterior en la otra rodilla, pero como la operación se retrasó bastante, fue casi a los dos meses, pues ese tiempo lo pasé fatal y me vino a la cabeza pensamientos muy negativos. Afortunadamente, tras la operación las cosas cambiaron y cuando empezó la recuperación en mi mente solo estaba la idea de volver a jugar cuanto antes.

P: ¿El apoyo de tu familia y de los compañeros han sido fundamentales para llegar a día de hoy?

Felipe: Sin duda, desde el primer momento han estado a mi lado, dándome fuerzas , el míster siempre me ha apoyado, ha estado a mi lado,  confiando en mí y lo demuestra sacándome unos minutitos en el primer partido que he podido ir convocado tras la lesión, así que solo tengo palabras de agradecimiento.

P: ¿Y ahora qué’

Felipe: Pues a seguir trabajando y seguir cogiendo confianza. Quedan solo seis jornadas para el final y lógicamente no voy a poder estar al cien por cien,pero sí me servirán para coger confianza de cara a la temporada que viene en la que tengo puestas muchas esperanzas.

P: ¿Y desde fuera, cómo has visto al equipo?

Felipe: Pues lo he visto bien, ha sido una buena temporada y si no es por la mala fortuna en determinados partidos, la temporada hubiera sido mucho mejor, pero no podemos quejarnos. Me hubiera gustado volver antes para poder haber ayudado más. Pero bueno, quedan seis jornadas y puede pasar de todo, sabemos que tenemos que batallar en todos los partidos para intentar sacarlos adelante y luchar hasta el último minuto para saber donde acabamos.

P: Pues ya sólo queda pensar en positivo para el futuro

Felipe: Jugar, jugar,  jugar,  y disfrutar. Te voy a contar una cosa, desde hace dos semanas apenas duermo, porque ya había hablado con Nano  que si nada se torcía iba a debutar en este partido, y claro, me costaba coger el sueño,  los días no pasaban, en fin, a partir de ahora podré descansar.

 

DOLOROSA DERROTA DEL VILLA EN ARGANDA

La A.D. Villaviciosa sufre su mayor derrota de la temporada en su visita a Arganda. 4-0 fue el resultado claro y contundente para el equipo local. Dura penitencia la que tendrá que soportar el equipo de Nano que ha visto como dos derrotas consecutivas le deja sin ninguna aspiración en la temporada.

 

Llegaba el Villa con la intención de quitarse el mal sabor de boca que le dejó el encuentro ante el URJC de la semana pasada. La falta de puntería, o de acierto en los metros finales fue una losa demasiada pesada para las aspiraciones del Villa. Pero esa falta de puntería o acierto, o suerte, o llaménl0 como quieran, ha vuelto a sentenciar al equipo.  Bien es cierto que si solo nos quedamos con el resultado final, no habría mucho más que añadir, pero si vemos el desarrollo del partido, la situación con ese acierto por parte del Villa del que hablamos hubiera sido muy distinta, sobre todo en la primera mitad donde el equipo dispuso de varias ocasiones de marcar ante la meta defendida por Castellanos.

La primera llegó al inicio del encuentro, a los cinco minutos, cuando Javi estuvo apunto de adelantar al  Villa, pero su disparo con rosca se marchó rozando el palo.

A los 14 minutos fue Rodrigo el que tuvo la oportunidad pero su disparo se marchó desviado. A balón parado el Villa siguió intentando lograr el gol, pero éste no llegaba. Eran minutos donde el equipo visitante estaba dominando al local que apenas se acercaba con peligro a la meta de Cristo.

A la media hora, Cuni pudo adelantar una vez más al Villa, pero su remate en el área pequeña, lo atrapó Castellanos en dos tiempos. Tanto perdonó el Villa que la sensación que había en el campo es que el Arganda se había salvado y que solo podía ir a mejor. Y por desgracia es lo que sucedió. La primera gran oportunidad que tuvieron los locales fue en el minuto 37 cuando Luismi en una mano a mano cedió a Josemi pero se encontró con la zaga del Villa que salvó el gol in extremis. Gol que llegaría dos minutos después cuando Pablo remató un balón al fondo de las mallas.

El gol supuso un duro golpe a la moral villaodonense que veía como se marchaba al descanso por detrás en el marcador cuando tuvo muchas más ocasiones para irse por delante. Y pudo ser aún peor, pues en el 41 el Arganda casi logra el segundo con un disparo que salió lamiendo el travesaño de Cristo.

Todo cambió en la segunda parte, y el Villa desde el inicio no se encontró cómodo en el campo y dejó que el balón y las ocasiones cayeran del lado local. Ocasiones que al contrario que le sucedió al Villa en la primera parte se transformaron en goles y prácticamente cada acercamiento al área de Cristo terminó en gol.

El segundo del Arganda llegó en el 51 cuando un disparo lejano de vaselina desde la banda izquierda sorprendió a Cristo.

En el 58 pudo llegar el tercero, pero llegó en el 64 cuando Josemi se adelantó a la defensa y con la puntera superó a Cristo que tenía que recoger por tercera vez el balón del fondo de su portería.

Fueron minutos donde el Villa no sabía que hacer con la pelota y se sentía arrollado por el conjunto local que no desaprovechó la oportunidad de hacer más sangre y en el 70 materializaba el cuarto de la mañana. Pase de la muerte de Villa para que Josemi marcara a placer.

Con el 4-0 el partido estaba sentenciado y aunque Ibón pudo maquillar minutos después el marcador, Castellanos lo impidió con una gran parada, la tónoica del partido decía que de haber otro gol sería del Arganda. No fue así, y el partido acabo con ese 4-0 doloroso en donde el Villa cuando dominó no acertó y cuando le dominaron lo pagó.

Llega el parón por la Semana Santa; parón que le vendrá bien al Villa para meditar y buscar soluciones de cara al final de temporada.

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Arganda. Unos 100 espectadores.

A.D. ARGANDA 4-1 A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN

Goles:

A.D. Arganda: Castellanos, Zurita, Esteban, Pablo, Camilo, Lolo, Oscar, Villa, Luismi, Navas y Josemi.

A.D. Villaviciosa de Odón: Cristo, Guillermo, Sergi, Rodrigo, Kolo, Ibón, Zapata, Koffi, Jonny, Javi y Cuni.

Árbitro:

DSC_3645

PARADA EN SECO PARA EL VILLA

La A.D. Villaviciosa de Odón no pudo sumar su cuarta victoria consecutiva. La falta de puntería en ataque y ciertos errores en defensa causas de la derrota ante el Mostoles URJC por 0-2. Los visitantes no hicieron méritos para llevarse los tres puntos pero aprovecharon sus ocasiones. La derrota frena la dinámica positiva del equipo en los últimos encuentros.

Amaneció un día raro, que hacía presagiar lo que luego se vería sobre el césped. Unas veces lucía el sol y parecía que se quedaba un buen día, otras se ocultaba entre las nubes y la lluvia amenazaba con su presencia, el viento que no molestaba en exceso con el sol, pero que fastidiaba con las nubes, en definitiva un día que no sabías si ponerte el abrigo o quitártelo. Sirva todo este preludio climatológico para explicar la derrota del Villa.DSC_3656

Porque el partido tuvo un poco de todo esto que estamos contando. Una veces parecía que el Villa dominaba y que no iba a pasar apuros, otras se ocultaba entre malos pases y malas decisiones, y otras dejaba hacer a un Móstoles que vino con las ideas claras de estar juntitos atrás y aprovechar cualquier fallo del equipo local mientras los minutos pasaban sin saber muy bien que llevarse a la boca. Y el fallo llegó. ¿Un fallo que costó un gol?, afirmarlo sería quizás excesivo, porque vino tras dos saques de esquina, pero si Cristo, en una pelota que tenía clara, con tiempo de hacerse con ella, no hubiera decidido salir de su área para golpear de tan mala manera que envió el esférico a córner, pues lógicamente no se hubiera producido el dicho saque de esquina que dio lugar al otro saque de esquina en el que la defensa del Villa dejó rematar solo a un contrario para batir en el segundo palo a Cristo. Y muchos podréis pensar que si mi abuelo tuviera ruedas sería una bicicleta y tendríais toda la razón, pues nunca sabemos que hubiera pasado si….

Lo que cuenta en definitiva es que el Móstoles URJC sin hacer nada del otro mundo, ni tampoco el Villa, se pudo por delante en el marcador. El gol afectó a los locales que estuvieron varios minutos sin saber que hacer, con pases largos e imprecisos y con falta de tensión en muchos momentos. El empate no se veía venir a no ser que llegara de una jugada aislada, y como os imagináis esa jugada llegó. En prácticamente la única buena combinación del ataque local, el Villa se presentó al borde del área, hubo dos ocasiones de lanzar a puerta, pero nadie se atrevía y cuando la ocasión se marchitaba, el balón llegó a los pies de Koffi que se sacó un latigazo desde 30 metros que se estrelló en el larguero de la portería rival cuando ya se cantaba el gol del empate. Era el minuto 41 de juego y el empate hubiera, (quizás, quien sabe…) cambiado el signo del partido.

Con el 0-1 se llegó al descanso y tras la reanudación, el Villa salió más metido en el partido en busca del empate. Pudo llegar en una gran acción individual de Cuni que tras irse de su par disparó desde la frontal obligando al portero a realizar una gran intervención. Fueron los mejores minutos del Villa, el sol brillaba en el cielo, pero luego se apagó, el sol y el juego del equipo, que volvió a ser anodino y los pases largos e imprecisos volvieron a aparecer.

No obstante, el Villa no descansó en su intento de lograr el empate sobre todo por la banda derecha, pero no se veía sensación de peligro real.DSC_3594

El Móstoles URJC siguió a los suyo, y buscaba las contras cuando recupera la balón. Fue en otra acción aislada y desafortunada cuando logró el segundo gol. Un disparo sin aparente peligro se envenenó al tocar en un defensa local y ¿despistó ? a Cristo que no pudo atajar el esférico.

El 0-2 fue una losa muy grande para el Villa que bajó los brazos y no pudo remontar. No se pudo sumar la cuarta victoria consecutiva y ve como su escalada se frena en seco. Ante el Arganda la próxima semana, antes del parón de Semana Santa, nueva oportunidad de volver a escalar.

FICHA TÉCNICA.

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón. Unos 100 espectadores.

Ad. Villaviciosa de Odón: 0

Móstoles URJC:2

Goles: 0-1 Batista (30,); 0-2 Salmerón (61′).

A.D. Villaviciosa de Odón: Cristo, Guillermo(Jimmy 69′), Sergi, Rodrigo, Kolo, Xabi, Diego(Chengue 75′), Koffi(Mounseff 83′), Javi Martín, Ibón, Cuni (Zapata 73′).

Móstoles URJC “B”: Luis, Álvaro, Batista, Danincid, Galán, Ali, Nain, Manu, Salmerón, Adrián y Aitor.

Árbitro: Pinilla Serrano

Nota: Más fotos en Galeria de Imágenes

TRIUNFO DE ALTURA

Gran victoria de la A.D. Villaviciosa de Odón que se impuso a domicilio por 0-1 al Móstoles Balompié. Un gol en propia puerta cuando el partido finalizaba fue suficiente para llevarse los 3 puntos. Segunda victoria de manera consecutiva para el Villa. El futuro se ve con más optimismo.

No es la primera, ni la segunda, ni será la última, pero una vez más ha quedado claro que al Villa le va jugar con los equipos punteros de la clasificación. Casi siempre que se ha enfrentado a los equipos que están situados en la primeros puestos ha sacado buenos resultados, si no la victoria.

Después de lograr la victoria por 4-1 ante el Aranjuez en ese partido raro que ya comentamos, el Villa se enfrentaba a uno de los gallitos del grupo en el estadio de Moratalaz en La Dehesa, no obstante el Móstoles Balompié, marchaba segundo con una gran trayectoria en sus últimos encuentros, pero esa circunstancia no le impidió plantarse de forma muy seria en el terreno de juego y desde el inicio dejar claro al equipo local, que si quería quedarse con los tres puntos iba a tener que pelear y mucho.

El equipo de Nano estuvo muy seguro en defensa y con una presión alta en el medio campo para impedir la circulación fácil del balón del conjunto local que apenas creó ocasiones de gol y cuando éstas llegaron, fueron bien atajadas por Cristo. En ataque el Villa, en los primeros 45 minutos, se mostró más espeso que en partidos anteriores pero siempre dio sensación que ante cualquier descuido del equipo local estaría dispuesto a dar un zarpazo definitivo.

Comenzó la segunda mitad, y el Villa dio un paso hacia adelante para conseguir los tres puntos. Las ocasiones empezaron a llegar, algunas claras pero el remate fallaba. Así se llegó al minuto 52 donde se produjo la jugada clave del partido. Balón en profundidad sobre Obi que se marcha en velocidad, el portero local mide mal la salida y toca el balón fuera del área sin atajar por completo el esférico que se quedó en posesión de Obi que marca a placer.  No obstante,  el gol no subió al marcador porque el colegiado no concedió la ley de la ventaja y señaló la falta fuera del área anulando por tanto el gol. Eso sí, expulsó al portero y el Villa jugó la última media hora con un hombre más.

Nano decidió meter más mordiente en ataque  y se marchó claramente a por el partido. El Villa, si no lo tenía ya, se hizo amo y señor del partido y las ocasiones, algunas claras, se fueron sucediendo según pasaban los minutos, en especial las que tuvieron Chengue y Sergi, pero fallaron. El encuentro circulaba por un sendero en el que los dos equipos tenía la idea clara, el Móstoles nadar y guardar la ropa y el Villa buscar el gol del triunfo. Un gol que no llegaba y parecía que el empate inicial sería el resultado definitivo. Sin embargo en el último minuto llegó el premio para el Villa. En un saque de esquina, el balón llega al capitán del Móstoles que en su intento de despejar se introdujo el balón en su propia portería.

Un gol que dejó helado a la parroquia local pero que hacía justicia a lo visto en el terreno de juego, sobre todo en los segundos 45 minutos.

Los tres puntos al Villa le permiten  coger aire y volver a acercarse a los puestos cabeceros. Aunque pensar en cotas más altas es prácticamente imposible, por los muchos puntos que el equipo de Nano ha dejado escapar en partidos que debían haber ganado.

La semana que viene tiene un buen rival para seguir sumando puntos y acabar el mes de Marzo con un muy buen sabor de boca.  Enfrente estará el Fuenlabrada SAD “B”, penúltimo de la clasificación, pero ¡cuidado!, ya lo hemos dicho al principio, el Villa juega mejor con los equipos punteros y se les suele atragantar los de la zona media baja. Esperemos que el Domingo no sea así logre la victoria.

FICHA TÉCNICA:

MÓSTOLES BALOMPIÉ 0-1 VILLAVICIOSA DE ODÓN.

GOLES: RÁUL MORENO (P.P) 89′

ESTADIO MORATALAZ (LA DEHESA)

UNOS 150 ESPECTADORES

MÓSTOLES BALOMPIÉ : Alejandro, Carlos, Dani, Raul, Roberto, Marcos, Daniel, Martín, Mbassy, Sergio y Javi.

VILLAVICIOSA DE ODÓN: Cristo, Ibón, Sergi,  Kolo, Rodrigo, Xabier, Diego(Jimmy 85′), Koffi, Obi(Herrero 75′),  Javi (Zapata 70′) y Cuni (Mounseff 85′).

Árbitro: Raúl de la Mata

VICTORIA EN UN PARTIDO RARO,RARO,RARO

La A.D. Villaviciosa de Odón se impone por 4-1 al Real Aranjuez. Resultado engañoso en un partido que se resolvió al final y en donde el colegiado tuvo un papel protagonista. El Villa necesitaba la victoria tras unas semanas de resultados negativos. Javi, Rodrigo y Chengue (2) fueron los autores de los goles.

Imaginemos un domingo cualquiera. Imaginemos un partido de fútbol. Imaginemos 22 futbolistas. Imaginemos que el equipo local gana, imaginemos, imaginemos…bueno tampoco hay que imaginar mucho, porque es lo que suele suceder (lo de que, el equipo local gana es un decir).

Sin embargo…ahora vamos a imaginar, que no es un domingo cualquiera, imaginemos que un partido sin apenas dureza acaba con 4 expulsados. Imaginemos que los dos equipos acaban con 9 jugadores. Imaginemos que los dos equipos acaban con los porteros expulsados y que dos jugadores tienen que ponerse bajo los palos. Imaginemos que un partido que apuntaba a empate acabe con goleada. Imaginemos que un equipo mete tres goles en dos minutos y ya en el descuento y si están leyendo esto, pueden imaginarse que el que escribe está borracho o se ha tomado cualquier sustancia estupefaciente y empieza a divagar (que todo puede ser). Pues no. Dejen de imaginar, porque todo lo contado hasta aquí ocurrió el domingo, vaya si ocurrió.

Del partido poco se puede contar. El Villa necesitaba la victoria para despejar dudas y resarcirse de la dolorosa derrota de la semana pasada. Por ello salió decidido, buscando el gol y dominando el encuentro. Durante unos minutos, se vio al Villa triangular el balón como hace semanas no hacía y realizando buenas jugadas de ataque. En una de ellas, llegó el primer gol del partido, en una buena combinación del equipo de Nano, el balón le llegó a Cuni que dejó sobre Javi que tras controlar fusiló la portería rival. Un gol que hacía justicia a lo que se estaba viendo sobre el césped. La dinámica del partido llevó al Villa a seguir con la iniciativa y apunto estuvo de lograr el segundo pocos minutos después. En otra bonita jugada de ataque, el balón terminó en los pies de Cuni que con todo a su favor disparó fuera cuando ya se cantaba el gol en las gradas. Así se llegó al descanso y en esos momentos nadie pensaba todo lo que iba a suceder después.

Vamos con ello…..

Comenzó la segunda mitad como había acabado la primera, con el Villa controlando el balón y con el equipo rival sin apenas crear peligro. Nadie esperaba que pudiera llegar el empate, pero llegó. Eso sí tuvo que ser a balón parado y tras un doble despiste de la defensa del Villa que permitió dos remates en el área pequeña, en el segundo, el Aranjuez empató. Y lo hizo con un hombre menos, ya que desde el minuto 37 el colegiado había expulsado a Jorge por una dura entrada sobre Koffi.

El empate dejó un poco tocado al equipo local y los fantasmas de los últimos malos resultados empezaron a planear. La cosa se complicó aún más cuando Cristo vio dos tarjetas amarillas en dos acciones desafortunadas. El colegiado le expulsó y como Nano ya había realizado todos los cambios en busca de la victoria, tuvo que ser el goleador de la mañana Javi el que se puso los guantes para defender la portería. y vaya si lo hizo, pues se mostró muy seguro y sacó dos balones de mérito.

En ese instante, el empate se podía dar por bueno, pero el Villa no se conformó y trató de buscar el segundo sobre todo por la banda izquierda con las penetraciones de Momar. Corría el minuto 87 cuando en una acción que terminó en falta sobre el propio Momar, hubo una tangana (light) donde el colegiado tomó la decisión de expulsar a Momar y al portero del Aranjuez. tal como había sucedido con Cristo, el Aranjuez ya había agotado los cambios y tuvo que colocarse un jugador de campo en la portería.

Con nueve jugadores sobre el campo en cada equipo, ocho, sin contar el portero, los espacios fueron enormes. El Villa fue el que interpretó mejor esos espacios y Chengue por la banda izquierda fue un puñal.  El gol se veía venir y llegó en el 90. Internada de Chengue que centra y Rodrigo solo marca, aunque tuvo que hacerlo a la segunda ya que falló en su primer intento.

Con el 2-1 el Aranjuez se vino abajo y cuando intentó el empaté, el equipo se rompió en dos, y el Villa lo aprovechó a la contra para lograr 2 goles más en apenas un minuto. Chengue aprovechó los espacios para hacer un doblete, en un partido que acabó como el patio del colegio o un partido de solteros contra casados.

En definitiva victoria en un partido raro, pero victoria al fin al cabo. Victoria que debe servir para afrontar con optimismo los próximos compromisos.

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón, unos 100 espectadores.

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN 4-1 REAL ARANJUEZ

A.D. Villaviciosa de Odón: Cristo, Sergi, Marco, Kolo (Rodrigo 56′), Xabi, Koffi, Zapata, Herrero(Chengue 80′), Javi, Obi (Momar 67′) y Cuni (Jimmy 76′).

Real Aranjuez: Guillermo, Chica, Borjaraul, Robertoi, Spasov, Ivan, Jorge, Luis, Carlos e Ismael.

Árbitro: Arturo Martínez

 

 

9-y 10-3-19 (101)

TROPIEZO INESPERADO DEL VILLAVICIOSA DE ODÓN

La A.D. Villaviciosa de Odón cosecha una dura derrota en casa del C.D. Colonia Moscardó. 3-1 fue el resultado final. Un duro golpe a las aspiraciones del equipo que a domicilio se ha dejado casi todas las opciones de estar luchando por el ascenso. Es su cuarta derrota en cinco partidos fuera de casa.9-y 10-3-19 (118)

Una semana más y ya son muchas, el equipo volvió a dar una mala imágen ante equipos situados en la zona baja de la tabla. El Villa llegaba al Román Valero con la idea de conseguir los tres puntos ante un rival situado en puestos de descenso, pero desde el inicio se vio que la tarea iba a ser difícil. Y no porque el equipo local agobiara al Villa, de hecho apenas creo ocasiones de gol, si no más bien, porque el Villa tampoco ofrecía nada en ataque. Así fueron transcurriendo los minutos en una primera parte bastante aburrida en la que los dos equipos pedían irse al descanso para intentar cambiar la dinámica del encuentro. Fue en esas, cuando al borde del descanso y de manera inesperada llegó el gol de Moscardó. Corría el minuto 44 cuando en un balón largo, sin aparente peligro, Pope no llega en su salida y Boriko aprovecha para lograr el 1-0. Ese gol, gol psicológico como lo llaman,  hizo mucho daño al Villa.

Se intentó en el descanso recomponer al equipo, pero la cosa fue a peor, porque a los cinco minutos de la reanudación llegó el segundo. En esta ocasión Pope no pudo hacer nada ante la volea de Burillo desde el bordé del área que se coló en la portería del Villa. Si el primer gol hizo daño, el segundo casi mató al equipo que ya no supo reaccionar ante un equipo que se encontró con el aire a favor. El campo parecía inclinado solo hacia la portería de Pope, que vio como a los 55 le hacían el tercero que finiquitaba el encuentro. En apenas 11 minutos el Villa encajaba tres goles casi sin enterarse.

9-y 10-3-19 (93)Poco después Nano, realizó un triple cambio, entraron Koffi, Cuni y Zapata y el equipo lo notó. A partir de ese momento, (Minuto 62) el Villa empezó a tener la pelota, a jugar mejor y a crear numerosas ocasiones de gol pero sin acierto de cara al marco. Una falta de acierto de cara a la portería contraria que viene de lejos y que ha impedido en muchos partidos sacar resultados y por ende puntos adelante.

No obstante, el Villa pudo al menos maquillar el resultado con el gol de Cuni de penalti en el minuto 81. El gol alimentó las esperanzas del equipo, que se lanzó en busca de más goles, pero lo dicho, la falta de puntería lastró al equipo y se volvieron con una derrota inesperada y dolorosa. Solo queda pensar en positivo y mirar hacia arriba. Una victoria la semana que viene ante el Real Aranjuez  ayudaría a ello.

FICHA TÉCNICA

Estadio Román Valero unos 100 espectadores.

Goles: C.D. Colonia Moscardó 3 : Buriko 44′, Burillo 50′ y Iván 55′

A.D. Villaviciosa de Odón 1: Cuni 81′(p)

C.D. COLONIA MOSCARDÓ: Rubén, Alberto, Dinarte, Javi, Manolo, Burillo, Iván, Boriko, Adrián, Bonilla y Sageras.

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN: Pope, Sergi, Ibón, Kolo, Marco, Xabi (Koffi 62′), Diego, Herrero (Zapata 62′), Javi (Jimmy 70′), Javier Martín y Obi (Cuni 62′).

Árbitro: David García

Nota: Más fotos en la galería de imágenes

3-3-19 (169)

EMPATE QUE SABE A POCO

La A.D. Villaviciosa de Odón empató a cero en su casa ante el C.D. El Álamo que llegaba como líder pero que no demostró su condición ya que fue superado en casi todo el partido por el conjunto local. El 0-0 sabe a poco porque las mejores y casi únicas ocasiones fueron creadas por el Villa. La falta de puntería y el larguero evitaron una victoria más que merecida.

3-3-19 (70)Ya en la segunda mitad, el Villa siguió intentando llevarse los tres puntos, pero el conjunto visitante, empezó a sentirse más cómodo en el campo y gracias a su veteranía se fue haciendo con el control del partido, eso, si sin crear ocasiones muy claras, pues Cristo apenas tuvo que intervenir en todo el encuentro. Pero la sensación era otra y la imagen del Villa era distinta a la ofrecida en la primera mitad.

Nano, decidió meter más mordiente arriba y realizó sus dos últimos cambios, esta vez, no obligados, metiendo en el campo a Obi y a Momar.  Cambios que surtieron efecto porque la pelea del primero y la velocidad del segundo dieron otro aire al equipo y la victoria empezaba de nuevo a ser posible. Y si la victoria no llegó fu por mala suerte, o mejor dicho por la falta de puntería de los jugadores del Villa. Una gran jugada en tres cuartos de la cancha terminó con un balón a los pies de Xabi, que desde el punto de penalti con todo a su favor disparó de manera suave a las manos del portero. No se desanimó el Villa y Momar demostró maneras y sendas entradas por la banda izquierda pudieron acabar en gol. Transcurría los últimos minutos del partido cuando Herrero se encontró con un balón dentro del área que disparó a las nubes cuando lo más fácil era meterlo. Herrero tendría la última ya en el descuento, de una manera casi idéntica a la anterior y casi con el mismo resultado, aunque en esta última, el disparo de Herrero muy suave no acertó con la portería.

En definitiva, empate a cero, pero con la sensación de haber realizado un gran partido al que solo le faltó la guinda del gol. Un puntito más que suma, que siempre es positivo, pero que necesita hacerse bueno con una victoria la semana que viene ante el Moscardó para seguir soñando con logros más grandes.3-3-19 (139)

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón. Unos 100 espectadores

A.D. Villaviciosa de Odón: Cristo, Guillermo (Zapata 40′), Marco, Kolo, Sergi, Xavi, Diego, Herrero, Koffi (Manu 40′), Javi (Momar 74′) y Cuni (Obi 64′).

C.D. El Álamo: Andersson, Adrián, Juan Camilo,Alberto, José Carlos, Corrales, Noe, Helmer, Bautista, Zamorano y Hugo.

Árbitro: Ángel Ibañez

Nota: Más fotos del partido en la galería de imágenes