EL VILLA REMONTA PARA SUMAR SU PRIMERA VICTORIA EN CASA

No ha sido a la primera, ni a la segunda, ni incluso a la tercera, sino a la cuarta cuando el Villa por fin consigue ganar ante los suyos. Y lo tuvo que hacer remontando un marcador adverso. 2-1  fue el resultado final. Una buena segunda mitad fue suficiente para sacar tres valiosísimos puntos que deben ser un punto de inflexión en la temporada. Cruz y Guillermo, fueron los autores de los tantos locales.

Partido de emergencias para el Villa. Una nueva derrota en casa, o no haber sacado los tres puntos hubiera supuesto que el gabinete de crisis se tuviera que reunir de inmediato para buscar soluciones. En puestos de descenso, un nuevo tropiezo hubiera sido malo de necesidad. Quizás por esa situación el Villa saltó al terreno de juego con demasiadas precauciones, más pendiente de no recibir un gol que de intentar marcarlos él. El juego una vez más fue insulso, sin chispa, una pequeña ocasión por ahí, un pequeño acercamiento por allá, pero sin sustancia. El encargado del marcador estaba tranquilo porque mucho trabajo no parecía tener. El Villarejo tampoco era que ofreciera mucho, consciente de la situación del Villa se dedicó a controlar el partido y dejar que la incertidumbre y el nerviosismo fuera llegando al equipo local. Poco más que contar en esta primera mitad. El pitido del colegiado señalando los vestuarios fue un soplo de aire fresco para los aficionados que fueron a buscar algún refrigerio con el fin de llevarse algo a la boca en este domingo ventoso en el municipal.  3-11-19 (93)

Todo quedaba a expensas de la segunda mitad. Con poquito que hicieran los dos equipos, ya sería más de lo visto en la primera parte. Salió con brío el Villa y al minuto dispuso de una media ocasión, pero el pase interior de Guillermo no encontró rematador, ¡al fin, algo que contar! Eran buenas señales, pero de inmediato llegó el jarro de agua fría. A la siguiente jugada un balón que queda suelto en el área de Yeray que aprovecha Buta para batir por bajo al meta del Villa. Una vez más, el conjunto de Nano veía como un rival se ponía por delante en el marcador, sin haber creado sensación de merecérselo.

Un palo, que no fue demasiado grande para el Villa que reaccionó de inmediato y el gol fue como la espoleta que necesitaba para avanzar y no caer en el derrotismo. En seguida tomó el control de balón y se lanzó en busca del empate. Un empate que no tardó en llegar. Hay que poner atención al minuto 58 del partido. Borja, el portero visitante, que mostraba una seguridad absoluta cuando el balón merodeaba por su área, se lesionaba y tenía que abandonar el terreno de juego. Tuvo que salir en su lugar David, a prisa y corriendo, sin calentar. Entró frío, muy frío y se notó. Pues en el minuto 60 un balón largo de Rodrigo lo cazó dentro del área Cruz, David, se quedó estático en la portería y Cruz con un disparo al primer palo batía al portero que vio como su primer balón que tocaba era para recogerlo dentro de la portería.

El Villa empataba un partido que no merecía ir perdiendo y decidió ir a por el segundo, a sabiendas de la necesidad de una primera victoria en casa. Además olió el nerviosismo de David y cada acercamiento o centro al área del Villarejo se convertía en una ocasión. Era el momento de asestar el golpe definitivo y el Villa lo hizo en el 66. Gran jugada colectiva del equipo local, pases y más pases en la frontal del área, como si nadie se atreviera a chutar, lo pudo hacer, Cruz, lo pudo hacer, Manolo, lo pudo hacer Juli, pero éste último con posibilidad de disparo claro, decidió abrir a Guillermo que llevaba una eternidad dentro del área pidiendo el esférico, y Guille no se lo pensó, dijo ésta es la mía, y se sacó un chut que se coló en las mallas. David recogía de nuevo el balón del fondo, era su segunda pelota que tocaba.3-11-19 (145)

En apenas seis minutos el Villa dio la vuelta al marcador ante la alegría de la parroquia local. Un villa que se desató y que buscó el tercero. De nuevo Guille la tuvo, pero en esta ocasión David le atajó la pelota. El portero visitante, dejó los nervios iniciales y al final se convirtió en el mejor de su equipo al sacar dos buenas manos para evitar el tercero, sobre todo a un cabezazo de Rodrigo que se colaba por la escuadra.

Esas paradas mantuvieron al Villarejo en el partido que buscó el empate en los minutos finales. Fue en ese momento cuando surgió la figura de Yeray que fue de menos a más en el partido y en el 88 le ganó la partida a Isma en una mano a mano cuando ya los visitantes cantaban el gol.

Los últimos minutos fueron agónicos, porque el Villa se metió atrás para conservar el resultado y el Villarejo se lanzó a por el empate. Nervios, más por la incertidumbre del marcador que por ocasiones claras. pero los 6 minutos de descuento que señaló el colegiado (por la lesión del portero Borja) se hicieron muy largos, pero por suerte pasaron sin consecuencias en el marcador.

Al final el Villa que suma sus primeros tres puntos en casa, segunda victoria de la temporada, y encara con más optimismo lo que viene. El siguiente partido también en casa debe ratificar la ascensión del Villa.

FICHA TÉCNICA

Estadio Municipal de Villaviciosa de Odón, unos 80 aficionados

A.D. VILLAVICIOSA DE ODÓN 2 (goles de Cruz y Guillermo)

ESC.MUN. FUT. VILLAREJO 1 (gol de Buta)

Por la A.D. Villaviciosa de Odón jugaron: Yeray, Guille (Kolo 90′), Marco, Rodrigo, Solerm Koffy, Juli (Samu 85′) Cruz, Manolo( Javi Martín 88′), Ibón y Sergi.

Por parte de la Escuela Municipal de fútbol de Villarejo jugaron: Borja, Corona, Alberto, Crespo, Hector, Saul, Fer, Juanlu, Bita, Guindi, e Isma.

Árbitro: Ángel Vicente

NOTA: Más fotos de este partido, en la sección Multimedia en Galería de Imágenes.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *