27-5-18 (94)

EL VILLA LO DEJA TODO PARA EL FINAL

Como los malos estudiantes, el Villaviciosa de Odón ha ido dejando pasar las oportunidades para aprobar y sacar nota y lo ha dejado todo para el final donde se jugará el todo por el todo en una última jornada de infarto. Llega al examen final con muchas dudas pero no puede permitirse un tropiezo si no quiere repetir curso, que en este caso significaría el descenso, o no.

Porque a pesar de los malos resultados cosechados en las últimas jornadas, el conjunto de Nano se mantiene fuera de los puestos de descenso e incluso perdiendo el último partido ante el Trival podría salvarse si los otros resultados lo acompañan. Para no hacer cábalas y al menos despedir la temporada con una alegría, el Villa debe ganar y olvidarse de todo lo demás. Depende de si mismo, juega en casa  y debe aprovecharlo. No lo pudo hacer ante el Móstoles URJC, ni ante La Avanzada, pero a la tercera debe ser la vencida, sobre todo ante un rival, el Trival que no se juega nada.

Y todo esto llega porque al Villa se le escapó una vez más la oportunidad de salvarse. Perdió 2-1 en casa del Colmenar de Oreja que se jugaba la vida y el equipo local sí supo sacar adelante el compromiso.

Al Villa le valía dos de los tres resultados posibles, pero se dio el que no valía. Una vez más y ya son muchas a lo largo de la temporada, la suerte le fue esquiva al equipo villaodonense que jugó mejor en muchas fases del partido y que dispuso de las mejores oportunidades para marcar. La falta de puntería está siendo una losa muy pesada para el Villa y no es capaz de quitarsela de encima. Hoy ha sido un nuevo ejemplo, y  eso que los de Nano se adelantaron  en el marcador con el gol de Mario Duque a los 58 minutos de juego. Un gol que significaba la salvación y que hundía al Colmenar.

Es por ello que los locales, tras unos minutos de despiste, se lanzaron a por los visitantes para intentar dar la vuelta a la situación.  No tardaron mucho en co seguirlo, pues sólo 10 minutos después Mario Jiménez empataba el encuentro.

Gol espoleó al equipo local e hizo mucho daño a los visitantes. El empate no era mal resultado para el Villa, tal como se había dado la jornada, pero el Colmenar necesitaba la victoria y vio a su rival herido y se lanzó a matarlo. Y así fue, apretó, buscó y encontró. A los 78 lograba el segundo que a la postre sería definitivo.

Lo dicho, nueva oportunidad perdida y todo queda para el la última jornada. Una película de terror que esperemos que tenga un final feliz.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *